¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Cuándo es mejor dar un parte al seguro del coche?

6' cuando es mejor dar un parte al seguro
Raquel Herrero
Raquel Herrero
16/01/2024

Yendo por la verdad por delante: el mejor momento para dar un parte al seguro es nunca, pero porque nadie queremos vernos en un accidente de tráfico ni tener que dar parte al seguro. Pero, por poco que nos gusten, los accidentes ocurren, tanto los literales como los figurados. Por tanto, a veces es inevitable tener que contactar con nuestra compañía de seguros por este motivo. Sin embargo, también existen ciertos tipos de parte que, si los gestionas bien, podrás tener tu coche bien mantenido sin arriesgarte a que te suban el precio. A continuación te contamos cuándo es mejor dar un parte al seguro del coche y todas las alternativas.

Sobre dar un parte al seguro

Si haces kilómetros, antes o después te sucederá algo que las compañías de seguros consideran “siniestro”. Puede ser un roce en un aparcamiento, un choque en un cruce sin visibilidad o, en el peor de los casos, un accidente circulando con velocidad. Al fin y al cabo, la carretera tiene sus riesgos, por muy precavidos que seamos.

Como ya hemos visto en muchas otras ocasiones, siempre te interesa que el parte quede registrado en caso de accidente, da igual la gravedad. Por supuesto, si se implica a las autoridades porque es un suceso grave, contarás con el atestado policial. Para casos más leves, tienes el modelo de parte amistoso de accidente que puedes encontrar aquí, y que en este artículo te explicamos cómo rellenar y proceder.

En caso de accidente, declara el parte sí o si

Si se da el caso de que el contrario no quiere firmar el parte y no lo reconoce, también tienes maniobra de acción. Pero, si eres tú quien no quiere dar el parte, te recomendamos que lo reconsideres. Si, finalmente, la culpa recae sobre el otro implicado, su seguro te pagará todas las reparaciones necesarias. Esto es algo que, en una situación de esta envergadura, se agradece.

[pullquote]En el caso de hablar de partes de daños propios, tu modalidad de seguro influirá en cuándo es mejor dar un parte[/pullquote]

Si, por el contrario, las aseguradoras de todos los implicados llegan a la conclusión de que el siniestro ha sido culpa tuya, no se harán cargo de los daños a tu coche. Pero eso no quiere decir que no merezca la pena declarar ese parte. Principalmente porque, siempre que declares el siniestro, tu compañía pagará los costes de la atención médica que puedas necesitar, gracias a la cobertura de accidentes del conductor.

Además, también pagarán los desperfectos producidos a terceros. Esto incluye daños a otros coches no implicados o peatones, pero también fincas privadas o mobiliario urbano. Seguro que nunca te has parado a pensar cuánto cuesta una farola de la calle, pero sea cual sea el precio, siempre estará bien no tener que pagarlo.

La modalidad influye (y mucho) en cuándo es mejor dar un parte al seguro

Así, si sufres un accidente, te interesará siempre declarar el siniestro con tu aseguradora. El principal motivo que podría frenarte será que tal vez te suban la prima en el momento de la renovación. Sin embargo, los beneficios de declarar el parte superan este inconveniente con creces. Al fin y al cabo, no todos los bolsillos pueden pagar asistencia médica de conductores y pasajeros, reparación de todos los coches implicados y otros daños y, por si todo esto fuera poco, la multa por no tener seguro.

La cosa cambia si hablamos de partes de daños propios. En caso de que alguien se choque con tu coche y se de a la fuga, de que seas víctima de casos de vandalismo, o que simplemente a tu coche le haga falta una mano de pintura, la modalidad que tengas contratada influirá en cuándo será mejor dar un parte al seguro. Desde un terceros hasta un todo riesgo, aquí vemos todas las posibilidades.

Dar parte de daños propios con seguro a terceros

Los seguros a terceros, por definición, no incluyen cobertura de daños propios. Eso supone que dar un parte en el que no haya un tercero implicado no será una posibilidad. En este caso, tu coche solo estará cubierto si sufres un siniestro y el culpable es el otro implicado. Y, de hecho, no te cubrirá tu seguro, sino el del otro implicado en el accidente.

Dar un parte de daños propios con seguro a todo riesgo

En el otro extremo del espectro, se encuentran los seguros a todo riesgo. Estos proveen la máxima protección que oferta cada aseguradora. Incluyen todas las coberturas del seguro a terceros ampliado más completo de la compañía, pero aportan más valor añadido.

La cobertura de daños propios es, precisamente, el principal atractivo de los seguros a todo riesgo. Supone que tu coche también estará cubierto cuando no haya un tercero culpable identificado, o si el parte es de mantenimiento. Por tanto, tu seguro te pagará todas las reparaciones de los elementos del coche que hayas declarado. Desgaste del tiempo, desperfectos estéticos, actos de vandalismo… El abanico es amplio.

Sin embargo, tendrá un inconveniente: si das muchos partes de daños propios, estos podrían afectarte para futuras subidas. En estos casos, la tolerancia a los partes de daños propios varía entre aseguradoras, pero no es una opción que debas descartar. No será lo mismo un parte para pintar un rozón en una puerta que los daños y perjuicios de un choque en cadena, pero el primer caso también le genera gastos a tu compañía. Y, como cualquier empresa que se precie, tu aseguradora buscará reducir gastos siempre que sea posible.

Dar un parte de daños propios con seguro con franquicia

Ya hemos mencionado que los seguros a todo riesgo son la modalidad más cara. Los seguros a todo riesgo con franquicia son su alternativa más asequible, a cambio de que el cliente tenga que pagar la primera parte de las reparaciones. Así, la franquicia será la cantidad que el asegurado se compromete a pagar de todos los partes que declare, y la aseguradora se hará cargo del resto. Sin embargo, tienen una peculiaridad. En el caso de los partes de daños propios, se considerará el coche por zonas, de forma que habrá que pagar la franquicia una vez por cada zona que se vaya a tocar en el taller.

Por tanto, si te interesa o no dar un parte de daños propios variará caso a caso. El primer factor a tener en cuenta será la cuantía de tu franquicia. Así, si quieres pintar el coche y te piden 500 € por zona, como hemos visto, puede ser que solo con la franquicia cubras el coste del trabajo completo. Por tanto, habrás dado un parte al seguro para que, a la hora de la verdad, no te cubran nada.

Por otro lado, si tienes una franquicia baja, de entre 100 € y 200 €, y además el arreglo solo afecta a una zona, sí que puede salirte rentable dar ese parte.

Aun así, aquí también deberás tener en cuenta que dar partes de daños propios puede suponer que al año siguiente te suban el precio. Otro motivo más para que seas cuidadoso a la hora de dar partes de daños propios.

Cuándo es mejor dar un parte al seguro: Conclusión

Así, si te planteas cuándo es mejor dar un parte al seguro ya sabes que la respuesta es “depende”. Depende, en primer lugar, de si el parte tiene que ver con un siniestro. Y, además, dependerá de la modalidad de seguro que tengas contratada. Como ya te imaginarás, el seguro a todo riesgo será siempre el que más protección te proporcione, aunque a cambio de un precio más alto. Como alternativa, tienes el seguro a todo riesgo con franquicia. Pero, como hemos visto, en este caso no siempre será recomendable dar partes de daños propios, ya que tal vez no sea rentable.

A la hora de dar partes de daños propios, debes pensar bien en qué condiciones te interesa darlo. Igual que, al elegir tu próximo seguro de coche, deberás elegir bien para pagar el mejor precio por las coberturas que más necesitas. A través del comparador de seguros de coche CHECK24 podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche y, ¡empieza a ahorrar!