Mi cuenta
924 924 050 Contacto y Ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 19:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es
Visita nuestro sitio web de Alemania. Alemania

¿El seguro a todo riesgo cubre golpes propios?

5' ¿El seguro a todo riesgo cubre golpes propios?
Raquel Herrero
12/05/2022

Al comprar un coche nuevo y querer asegurarlo ante todo lo que pueda pasar, puede quedar una duda: ¿El seguro a todo riesgo cubre golpes propios? Queremos garantizar que cualquier daño que sufra nuestro nuevo vehículo pueda ser arreglado libre de coste, o que en su defecto nos corresponda una indemnización aceptable. Sin embargo, al comparar la mejor opción para nuestro seguro, conceptos como este pueden generar dudas. Al fin y al cabo, ¿hasta dónde llega un seguro a todo riesgo? A continuación, lo vemos al detalle, incluyendo sus diferentes coberturas y, en especial, si el seguro a todo riesgo cubre golpes propios.

Coberturas de un seguro a todo riesgo

El seguro a todo riesgo es, habitualmente, la mejor opción para asegurar coches recién salidos del concesionario. Esta modalidad va más allá de la responsabilidad civil que todos los vehículos deben tener asegurada, y añade numerosas mejoras, a cambio de un precio algo más elevado. Las coberturas específicas varían entre compañías pero, en general, un seguro a todo riesgo cubrirá:

  • Responsabilidad civil ampliada.
  • Defensa jurídica.
  • Lunas, robo e incendio.
  • Indemnizaciones en caso de asistencia sanitaria, invalidez permanente o fallecimiento.
  • Desastres naturales y daños producidos por la meteorología.

Además, las indemnizaciones y cantidades cubiertas suelen ser más altas en un seguro a todo riesgo. En especial destacan las indemnizaciones por pérdida del vehículo, que serán muy interesantes durante los primeros años.

Sin embargo, la cobertura más buscada en un seguro a todo riesgo es la de daños propios, que vemos a continuación.

Cobertura de daños propios

La cobertura de daños propios es el principal diferenciador del seguro a todo riesgo sobre el terceros ampliado. Garantiza que los arreglos del propio vehículo correrán también a cargo de nuestra compañía aseguradora, incluyendo los siguientes:

  • Daños producidos por el conductor, desde un siniestro en el que sea culpable hasta un rozón hecho al aparcar.
  • En caso de que los daños los produzca un tercero, pero se de a la fuga o no se le identifique. Aquí se incluirían los casos de vandalismo.
  • Caídas de rayos, granizo o pedrisco.
  • Reparación de los accesorios de serie.
  • Limpieza de la tapicería al socorrer a víctimas de un accidente.

¿El seguro a todo riesgo cubre golpes propios?

Con esta modalidad de seguro, la cobertura de daños propios se hace cargo también de nuestro vehículo. Así, siempre que demos parte de un siniestro al seguro, las reparaciones estarán cubiertas, incluso en casos de vandalismo, siniestro sin terceros o cuando el culpable se de a la fuga.

Así, si al salir de un aparcamiento rozas un lateral con una columna o una valla, la reparación estará cubierta, y también si un día te encuentras que alguien ha rayado todos los coches de tu calle y el tuyo no ha sido la excepción.

Aun así, habrá que tener en cuenta cómo se aplica la cobertura de daños propios. Así, entra en juego si elegimos un todo riesgo con franquicia o sin ella, ya que en el primer caso deberás hacerte cargo de una parte del pago.

En caso de que la aseguradora prefiera indemnizarnos debido a que la reparación tiene un coste excesivo, y como ya hemos mencionado, tendrás que consultar la cantidad que te corresponde, ya que no en todos los casos será lo que pagaste en el concesionario.

Otras limitaciones de la cobertura de daños propios

También la compañía aseguradora puede establecer límites a las coberturas que garantiza. Así, algunas de las excepciones más habituales serían conducir bajo el efecto del alcohol y drogas, no tener la ITV en vigor o no respetar las limitaciones del vehículo en cuanto a peso y pasajeros.

Por otro lado, habrá que tener en cuenta que la cobertura de daños propios es complementaria al resto de coberturas. Así, si un desperfecto está cubierto por cualquier otra garantía, la de daños propios no se aplicará. Por ejemplo, los daños producidos durante un robo serán cubiertos por la cobertura de robo, con las limitaciones que esta tenga. También entrará en juego esta limitación con la cobertura de daños del conductor, puesto que la de daños propios se refiere únicamente al vehículo.

Para conocer las limitaciones en la cobertura de un seguro a todo riesgo (y de cualquier modalidad de seguro en general) siempre es recomendable leer la letra pequeña de nuestras condiciones, y contar con la ayuda de expertos del sector seguros durante la contratación.

Cobertura de golpes propios y otras modalidades

Ya hemos visto que la cobertura de daños propios es el elemento estrella del seguro de coche a todo riesgo. Así, mientras que muchas de las coberturas de un seguro a todo riesgo pueden incluirse como coberturas adicionales en un terceros ampliado, no es el caso de los daños propios. Si queremos esta garantía y la aseguradora arregle cualquier daño de nuestro coche, debemos buscar específicamente esta modalidad, y hacer frente a su precio más elevado a cambio de mejores garantías.

Es por este motivo por el que el seguro a todo riesgo es más habitual en coches nuevos. Así, podemos despreocuparnos ante ese primer rayón o abolladura, ya que nuestro seguro es hará cargo de la reparación. Sin embargo, y según pase el tiempo, determinadas coberturas irán disminuyendo, hasta llegar el momento en que el seguro a terceros suponga mejor opción.

Relacionado: ¿Cuándo cambiar el seguro de todo riesgo a terceros?

Conclusión

En conjunto vemos que, efectivamente, el seguro a todo riesgo cubre golpes propios, siempre y cuando los declaremos correctamente como siniestros. Así, podemos comparar el seguro del coche con seguridad, y después estar tranquilos ante lo que le pueda pasar a nuestro vehículo nuevo.

Comparar seguros es la manera más cómoda, rápida y barata de encontrar el seguro que más se adapte a tus necesidades. A través del comparador de CHECK24 podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche y, ¡empieza a ahorrar en el seguro!