¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Conductor habitual y ocasional: entiende cada figura

6' conductor habitual y ocasional
Raquel Herrero
Raquel Herrero
16/01/2024

Estadísticamente hablando, estamos convencidos de que, si tienes un coche, el seguro estará a tu nombre y lo conducirás tú la mayor parte del tiempo. Este es el caso para la gran mayoría de conductores en España. Sin embargo, puede aparecer otra figura en tu póliza: el conductor ocasional. Si dos o más personas conducís el mismo vehículo, puedes considerar incluir a los otros en el seguro para que estén protegidos nominalmente. Si planteas esta cuestión a tu aseguradora, te ofrecerán dos opciones: conductor habitual y conductor ocasional. ¿Cuál de las dos os interesa más, tanto a ti como al otro conductor? Aquí te contamos las diferencias entre conductor habitual y ocasional, cómo se relacionan con otras figuras de tu seguro y cuál debes elegir en función de tu situación personal.

A qué llamamos “figuras” del seguro del coche

Antes de entrar en harina y desarrollar las diferencias entre conductor habitual y ocasional, queremos dar un paso atrás y centrarnos en el denominador común de ambos. Tanto el conductor habitual como el ocasional entran en la definición de “figura” del seguro.

Así, en la jerga del sector, se llama figura a cada persona que aparece de forma nominal en las condiciones particulares de un seguro. Al fin y al cabo, un seguro es un contrato, y en este tipo de documentos legales hay varios intervinientes, o figuras.

Las figuras que pueden aparecer en una póliza están predefinidas, y son las que te desarrollamos a continuación.

Quién es el conductor habitual en un seguro

El conductor habitual, como su nombre indica, es la persona que más va a conducir el coche. Será quien esté protegido por el seguro en cualquier caso, de acuerdo a las coberturas de la póliza.

A la hora de indicar al conductor habitual en un seguro, no solo te pedirán que lo identifiques. También te pedirán datos sobre su edad, estado civil y ocupación, entre otros. Toda esta información será utilizada para estimar cómo de probable será que ese conductor sufra un accidente. Y, en función de esta probabilidad, tu seguro tendrá un precio u otro.

¿Quiere decir esto que debes declarar a todas las personas que vayan a conducir tu coche, aunque sea una vez al año? Por suerte, no. En la mayor parte de casos se considerará que el riesgo de otros posibles conductores será similar al del conductor principal. Por tanto, otra persona podría conducir tu coche sin estar en el seguro… en la mayoría de los casos.

Quién es el conductor ocasional

En el caso del conductor ocasional, hablamos de la persona que solo conduce el vehículo ocasionalmente. ¿Pero por qué existe esta figura, si ya hemos visto que habitualmente cualquier conductor estará protegido por el seguro?

El conductor ocasional debe declararse en esos casos que son minoría, y en los que esa persona que no figure en el seguro no estará cubierto en caso de accidente. Así, solo es necesario declarar conductor ocasional si su perfil de riesgo es muy diferente al del conductor principal. Y, en general, las aseguradoras en España solo consideran necesario declarar a los conductores noveles. Es decir que, para poder estar incluido en el seguro de un coche cuando eres menor de 26 años o tienes menos de 2 años de experiencia al volante, debes figurar en él. La forma más habitual de figurar en el seguro en estos casos, por tanto, será como conductor ocasional.

Por tanto, también para el conductor ocasional se te preguntará información para analizar su perfil de riesgo. Esto se debe a que un conductor novel influirá mucho en el perfil de riesgo, y hará que el precio suba.

¿Entonces cuál es la diferencia entre conductor habitual y ocasional?

En líneas generales, y en lo que a ti te afecta, la diferencia entre conductor habitual y ocasional será la frecuencia con la que conduzcas ese coche. Su propio nombre es bastante explicativo. Sin embargo, de cara a hacer una póliza de seguro, tu compañía los interpretará de forma completamente diferente. Y, como te imaginarás, esto afectará en gran medida el precio.

Así, el conductor habitual acumulará bonificaciones, mientras que el ocasional no. Eso significa que, en el momento en que tengas tu propio coche y lo asegures a tu nombre, las aseguradoras no tendrán datos de tu siniestralidad. Por tanto, el precio que te den será sin tener en cuenta tu historial de siniestralidad, y por tanto más alto.

Otras figuras: tomador y propietario

Además del conductor habitual y ocasional, en una póliza de seguro de auto aparecen otras dos figuras. No tienen por qué coincidir con el conductor habitual ni con el ocasional, pero también es interesante repasarlas. De esta forma podrás identificarlas, y eso te permitirá ahorrar en tu seguro.

Tenemos, por un lado, al tomador, que será quien tenga responsabilidad legal sobre ese seguro. Las obligaciones del tomador son, principalmente, pagar la prima y aportar información veraz sobre el riesgo a asegurar. En este otro post te contamos todo lo que necesitas saber sobre la figura del tomador de un seguro.

El propietario, por otro lado, será el dueño del vehículo, o la persona a cuyo nombre está registrado. Si tienes dudas de quién es el propietario, no será necesario que busques el contrato de compraventa. Puedes saber quién es oficialmente el propietario de un vehículo consultando su permiso de circulación, que seguro que tienes en la guantera del propio coche.

¿Y por qué es necesario saber quiénes son el tomador y el propietario? Normalmente, las aseguradoras preguntarán quién es el propietario del coche y la relación que tiene con el resto de figuras para hacerse una idea del riesgo que están asegurando. Este será uno de los muchos factores que afectarán al precio del seguro, aunque este sea uno de los menos importantes.

Como hemos dicho antes, en la mayor parte de los casos las figuras coincidirán. Pero al añadir un conductor ocasional, o si el coche no es de quien figurará en la póliza, la cosa se puede complicar. 

¿Qué figura corresponde a mi caso concreto?

Hasta aquí la teoría sobre las diferencias entre conductor habitual, ocasional y otras figuras. Sin embargo, puede ser que, a la hora de contratar tu seguro de coche, sobre todo si lo haces por primera vez, no te queden claras las diferencias. Por suerte, estamos aquí para ayudarte, contándote los casos más habituales:

  • Si el coche y el seguro están a tu nombre, y lo conduces principalmente tú, entonces deberás figurar como tomador, propietario y conductor. Esta es la situación más habitual para todos los conductores en España.
  • En caso de que alguien cercano a ti conduzca de vez en cuando tu coche, estará cubierto por tu póliza aunque no figure en ella nominalmente. La única condición será que esa persona tenga más de 26 años.
  • Por el contrario, si ese alguien que conduce tu coche de vez en cuando es conductor novel (menos de 26 años o se sacó el carnet hace menos de 2 años), deberá aparecer en la póliza como conductor ocasional. Si no lo hicierais así, esa persona no estaría cubierta en caso de accidente. Si el conductor novel eres tú, también se te aplicará a ti.
  • En caso de que el coche esté registrado en la DGT a tu nombre, pero lo use otra persona (por ejemplo tu pareja o tus padres), no habría problema con que el seguro estuviera a su nombre, si todos sois conductores experimentados.
  • Por último, si el coche es tuyo, pero eres considerado conductor novel, obligatoriamente deberás ser el tomador del seguro y el conductor habitual. La práctica totalidad de aseguradoras en España se negarán a asegurar conductores con poca experiencia si no figuran de esta forma, ya que entenderán que están tergiversando la realidad para pagar menos.  

Conductor habitual y ocasional: conclusión

Si has llegado a este punto, ya sabes la diferencia entre conductor habitual y ocasional, así como el resto de figuras de tu seguro. Comprender el valor de cada uno de ellos te puede ahorrar mucho dinero al año, y sin perder la protección que más necesitas en el seguro de tu coche.