Mi cuenta
924 924 050 Contacto y Ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 19:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es
Visita nuestro sitio web de Alemania. Alemania

Cobertura de responsabilidad civil en el seguro del coche

7' cobertura de responsabilidad civil
Raquel Herrero
13/05/2022

A la hora de elegir el mejor seguro para nuestro coche, podemos ver el concepto de seguro de responsabilidad civil o cobertura de responsabilidad civil. A veces incluso puede usarse como sinónimo del seguro a terceros, y podemos pensar que son lo mismo, pero no tiene por qué. En realidad, la cobertura de responsabilidad civil es una parte elemental de los seguros de coche, hasta el punto de que es obligatoria. En este post vemos qué es esta cobertura tan esencial y cómo funciona.

Qué es la cobertura de responsabilidad civil

El seguro con cobertura de responsabilidad civil cubre los daños sufridos por terceros en caso de que ocurra un accidente de tráfico y el conductor asegurado sea el culpable. Esta cobertura es obligatoria para circular, de forma que si tienes un accidente porque has hecho un giro sin mirar y venía otro coche, o te has despistado y no has respetado la prioridad, tu seguro pagará el arreglo del otro vehículo por ti.

La cobertura de responsabilidad civil se divide en dos partes. Cada una se refiere a un tipo de daño, y la cuantía máxima que cubre es diferente para cada una:

  • Cobertura de daños personales. Se refiere al daño de las personas, como el conductor del otro vehículo implicado en el accidente, todos los pasajeros, peatones, etc. Excluye siempre al conductor culpable. La cuantía máxima para cubrir estos daños será de 70 millones de euros por accidente.
  • Cobertura de daños materiales. Son los daños sufridos por el vehículo y por otros elementos como viviendas, mobiliario urbano, etc. Así, si en el accidente se derriba una valla, por ejemplo, también estará cubierta. En este caso, la cuantía máxima será de 15 millones de euros por siniestro.

Hablamos de cuantías máximas porque el límite superior para la cobertura de este tipo de daños está fijado en la Ley sobre Responsabilidad Civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Así, la aseguradora podría ofrecer una cobertura de menos dinero, pero sería algo raro que no se suele hacer, porque haría a la compañía menos competitiva frente al resto.

Multas por no tener seguro de responsabilidad civil

Ya hemos dicho que tener seguro de responsabilidad civil es obligatorio. Así, es un requisito indispensable no solo para circular, sino para tener el coche en general. Así, incumplirlo supone multas de entre 601 y 3.005 euros.

Por otro lado, las autoridades inmovilizarán cualquier vehículo sin seguro y prohibirán que circule hasta que se resuelva su situación. Esto puede suponer incluso que la grúa retire nuestro coche. Así, no solo tendríamos que pagar la multa y un seguro para poder mover el coche (que además, teniendo en cuenta que lo estamos eligiendo con urgencia y sin tiempo para informarnos y comparar, no será el seguro que mejor se ajuste a nosotros). Además de este mal trago, también habrá que pagar los gastos de traslado y custodia del depósito de la grúa.

Vemos, pues, que las consecuencias de circular sin seguro de coche son graves, tanto para nuestra economía como porque suponen no disponer de nuestro coche. Por otro lado, pero no menos importante, no tener por lo menos seguro de responsabilidad civil significa que, si provocamos un accidente, aunque sea de forma involuntaria, tendríamos que pagar de nuestro propio bolsillo la reparación y la asistencia sanitaria del contrario, que no suele ser algo barato.

En conjunto, no contar por lo menos con cobertura de responsabilidad civil tiene gravísimas consecuencias, y en este caso la multa es lo de menos. El seguro básico evita todos estos imprevistos, y habitualmente es ampliado en las condiciones generales de las aseguradoras, como veremos en seguida.

Responsabilidad civil obligatoria y Responsabilidad civil voluntaria

Dentro de la cobertura de responsabilidad civil, existen dos niveles: la responsabilidad civil obligatoria y la responsabilidad civil voluntaria.

Hace unos años, la cantidad que se ofrecía como responsabilidad civil obligatoria era muy inferior a la actual, y era insuficiente para hacerse cargo de todos los gastos derivados de un accidente. Así, las aseguradoras comenzaron a ofrecer la responsabilidad civil voluntaria, que complementa la obligatoria.

Aunque hoy en día las cantidades máximas de la responsabilidad civil obligatoria suelen ser suficientes, la gran mayoría de las compañías de seguros siguen ofreciendo una cobertura de responsabilidad civil voluntaria. La cifra de esta suele encontrarse en torno a los 50 millones de euros, y puede incluso cubrir supuestos adicionales. Sin embargo, su carácter de responsabilidad civil hace que solo cubra los daños a terceros.

Cómo funciona la responsabilidad civil en el seguro del coche

El seguro de responsabilidad civil entra en funcionamiento cuando se da un parte de siniestro a la compañía aseguradora, o las autoridades realizan un atestado en caso de que no haya acuerdo en cuanto a quién es culpable del accidente. De cara a la cobertura de responsabilidad civil, la culpabilidad del accidente es muy importante, ya que el seguro del responsable se hará cargo de los daños sufridos por el otro.

Pongamos un ejemplo: Vas conduciendo y otro coche entra en un cruce sin visibilidad a la vez que tú. Tenéis un choque frontal, que por suerte es leve porque ambos ibais despacio. Sin embargo, el morro de los dos coches está abollado, e incluso el faro de alguien se ha roto porque veis cristales en el suelo. A partir de aquí todo es confusión, porque los dos estáis enfadados, o disgustados, y pensando en el papeleo del seguro y en que esto es un problema.

En este punto, tenéis dos opciones: podéis serenaros después de la impresión del choque y hablar de lo que ha ocurrido hasta decidir quién tenía prioridad en este caso concreto. Entonces rellenaréis un parte amistoso de accidentes y el asunto será cosa de las aseguradoras.

También puede ser que no os pongáis de acuerdo, tal vez porque recordáis el reglamento de circulación de forma diferente, o puede ser las versiones de lo ocurrido no coinciden. En este segundo caso no hay que dejar que los nervios se adueñen de nadie, y en su lugar llamar a las autoridades para que redacten un atestado, que también pasará a manos del seguro.

Sea quien sea el culpable, su aseguradora enviará un perito que valore los daños, tanto del lugar como de los vehículos. Con el informe del perito, la compañía calculará cuánto cuesta el arreglo y la cobertura sanitaria si es necesaria.

El interés del seguro de responsabilidad civil será, pues, que el conductor culpable, seas tú o sea el contrario, no tendrá que hacer frente al pago del arreglo del otro. Sí tendrá que pagar su propio arreglo, a no ser que tenga seguro a todo riesgo.

Aun así, el hecho de haber provocado un siniestro puede tener consecuencias para el culpable. Además de recibir alguna multa si se ha infringido la ley derivado del siniestro, la siguiente anualidad del seguro puede tener un precio más elevado, debido al sistema de bonificación de las aseguradoras.

¿La cobertura de responsabilidad civil cubre siempre?

Como la mayor parte de coberturas en un seguro de coche, la de responsabilidad civil no es ni ilimitada ni incondicional. Así, además de los límites en las cuantías que hemos visto antes, hay una serie de situaciones en las que el seguro no se hará cargo de los gastos derivados del siniestro:

  • Si el tercero afectado es familiar del conductor culpable, hasta en tercer grado de consanguinidad, o también figura en la póliza. La aseguradora puede considerar que el parentesco es indicador de intento de fraude al seguro y se cubrirá las espaldas.
  • Cuando el accidente se haya debido a una infracción de tráfico. Debemos cumplir siempre el código de circulación.
  • En casos en los que se esté infringiendo la ley de forma flagrante, más allá de las normas de tráfico. Por ejemplo, al conducir bajo los efectos de alcohol o drogas, al tratarse de un coche robado, o al conducir sin carnet. En estos casos no estaremos cumpliendo con nuestras obligaciones de asegurados, y por tanto se limitará la cobertura.

Conclusión

Así, la cobertura de responsabilidad civil es la básica y obligatoria para todos los conductores. Nos garantiza que los gastos de los que seamos responsables en caso de accidente estarán cubiertos, pero sus ventajas terminan ahí. Por eso es habitual dar el salto al seguro a terceros ampliado u otras modalidades más completas. Sin embargo, la decisión sobre qué modalidad de seguro elegir es completamente personal.  

Tanto si consideras que la cobertura de responsabilidad civil es suficiente para asegurar tu coche, como si quieres considerar otra modalidad de seguro o alguna cobertura adicional, el comparador de seguros de coche de CHECK24 es la herramienta perfecta.

Comparar seguros es la manera más cómoda, rápida y barata de encontrar el seguro que más se adapte a tus necesidades. A través del comparador de CHECK24 podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche y, ¡empieza a ahorrar!