¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Cómo rellenar un parte amistoso de accidente

11' como-rellenar-un-parte-amistoso-de-accidentes
Fecha de publicación: 09/03/2022
Fecha de revisión: 18/04/2024

Cada día, utilizamos el coche para hacer tareas cotidianas. Es un elemento habitual en la vida de muchas personas. Con esta frecuencia de uso, existe la posibilidad de que tengamos algún accidente grave o leve en algún momento al volante y tengamos que notificar al seguro. Para ello, nos resultará muy útil saber cómo rellenar un parte amistoso de accidente.

¿Qué es un parte amistoso? ¿En qué beneficia esto al conductor? Vamos a detallar los pasos a seguir para rellenar este documento y las ventajas que tiene frente a un incidente de tráfico.

¿Qué es un parte amistoso?

Antes de declarar un parte amistoso al seguro, tenemos que conocer sus características, bajo qué circustancias declararlos y qué debemos hacer despues.

El parte amistoso es un documento utilizado en España desde 1988. Agiliza el proceso de las indemnizaciones a los asegurados cuando este pago tenga como origen un siniestro entre dos coches.

Se compone de dos hojas autocalcables, lo que permite a los implicados poder obtener una copia rápida del parte con los datos que se hayan completado en común.

Normalmente son las aseguradoras quienes facilitan varias copias de este documento. En caso de no disponer de ellas, puedes descargártelas a través de esta plantilla. También, dependiendo de la compañía, podrás conseguirlo a través de su área de cliente. Recuerda imprimir una para ti y una para la otra persona.

Es un modelo oficial y estandarizado para casi todos los países de la Unión Europea, menos por el idioma oficial de cada lugar, que varía. Esto permite que, si sufrimos un accidente con nuestro coche en cualquiera de los países que lo aceptan, podamos realizar los trámites de manera ágil y sencilla.

¿Cuándo se debe usar el parte amistoso de accidente?

El parte amistoso de accidente puede ser utilizado cuando haya un accidente en el que estén involucrados dos vehículos con seguro en vigor y que hayan sufrido daños materiales.

Para rellenar el parte, primero debemos estacionar ambos vehículos en una zona donde no obstaculicen el tráfico. Seguido de esto, hay que señalizar el lugar del accidente con dos triángulos de emergencia, a 50 metros del coche en ambos sentidos. No hay que olvidarse de la obligación, según el Reglamento General de Circulación, de ponerse el chaleco reflectante para avisar a los conductores que transiten por la vía.

Una vez hecho esto, las dos partes involucradas en el incidente deben determinar cuáles han sido los hechos a través del parte amistoso de accidente.

¿Cuándo no se debe usar el parte amistoso de accidente?

El uso del parte amistoso de accidente facilita el papeleo con la aseguradora, pero no sirve en todos los casos. Así, no se deberá usar en las siguientes situaciones:

  • No se llegue a un acuerdo entre ambas partes implicadas. Si los dos involucrados no llegan a determinar quién es el culpable del accidente, tendrán que ser las autoridades pertinentes las que intervengan.
  • Haya más de dos vehículos afectados. El parte amistoso sólo está indicado cuando haya dos implicados en el siniestro.
  • Existan daños personales derivados del accidente. O, dicho de otra forma, si alguien ha resultado herido. En este caso, habrá que comunicar el siniestro a la autoridad pertinente, que se encargará de completar un atestado en el que se explican los hechos.

¿Qué datos necesito para dar un parte amistoso al seguro?

Respecto a los datos que deben figurar a la hora de dar un parte amistoso al seguro, hay que anotar los siguientes datos en las columnas correspondientes del documento, bajo los apartados de Vehículo A y Vehículo B:

  • Fecha y hora: en el apartado 1 es necesario apuntar fecha y hora del siniestro.
  • Lugar: en el punto 2 del parte amistoso se ha de indicar la localización (país) y lugar exacto en el que ha ocurrido el accidente. Debe ser una ubicación lo más precisa posible, indicando qué carretera es, qué calle o qué intersección para que sea preciso.
  • Víctimas: en el campo número 3 se deber marcar si hay víctimas o no, y los daños personales ocasionados. Es necesario recordar que, si se completa este apartado, se debe comunicar el accidente a la Policía Local o a la Guardia Civil para que completen el atestado que corresponda.
  • Daños materiales: aquí se debe indicar si el asegurado ha causado daños a otros vehículos, diferentes a los involucrados directamente en el accidente, así como a otro tipo de objetos ajenos que hayan sido dañados (facha de un edificio, señales de tráfico, etc.).
  • Testigos: Si existen testigos en el accidente, es necesario indicar su nombre, dirección y teléfono de contacto por si fuera necesario localizarles en un futuro. Puede que un primer momento todo parezca muy claro, pero siempre se recomienda recoger la información de los presentes por si las cosas cambiaran en el transcurso de las acciones.
  • Asegurado: en este apartado se deben cumplimentar los datos del tomador del seguro. Es necesario completar el nombre, apellidos, código postal, domicilio y país, además de teléfono o email para facilitar la comunicación. Hay que tener especial cuidado con esta información ya que cualquier error puede dificultar la localización de la póliza y el pago del siniestro.
  • Vehículo: marca, modelo y matrícula del coche, así como su lugar de matriculación. Si hubiera un remolque, también habría que declarar sus datos. Si no tienes, puedes dejar este apartado en blanco.
  • Aseguradora: nombre de la compañía aseguradora, número de póliza, número de la carta verde (exclusivo para conductores extranjeros), teléfono y dirección de la oficina o corredor de seguros. También se debe cumplimentar si el seguro cubre daños propios o no.
  • Conductor: este punto se completa a partir del permiso de conducción. Se necesitan los datos de la persona que conducía el vehículo en el momento del accidente, y que así están registrados en el carné de conducir.
  • Punto de choque inicial: en ambas columnas hay que completar dónde se inició el golpe en el coche.
  • Daños apreciados al vehículo: este espacio está reservado para describir los daños que se observen en el vehículo A y B junto con otras apreciaciones que se quieran añadir sobre el siniestro.
  • Croquis: En la columna central es necesario hacer un dibujo aproximado de como se ha producido el suceso. Es importa señalar los sentidos de la marcha de los coches, la posición, etc., ya que será de mucha ayuda a la hora de esclarecer la situación del siniestro.
  • Observaciones: este espacio está reservado para describir los daños que se puedan ver en el vehículo A y en el vehículo B, junto con otras observaciones que se quieran añadir.
  • Circunstancias: el último apartado, enumerado como 12, se han marcar las circunstancias en las cuales se ha producido el accidente. Se trata de un parte muy importante del documento para asignar las responsabilidades correspondientes.
  • Firma: por último, la firma de ambas partes indicando que están de acuerdo con la declaración que se ha hecho del siniestro. Es necesario que ambas partes firmen el parte para que sea válido.

Cuando se haya rellenado el parte amistoso, ambas partes deben quedarse con una copia. Llegados a este punto, ninguno de los conductores podrá añadir otras circunstancias o datos en su documento, y lo que se tenga será la versión oficial de lo ocurrido.

¿Qué ocurre si la otra persona no quiere firmar el parte amistoso?

Si el conductor del otro vehículo no quisiera firmar el parte amistoso, lo mejor que se puede hacer es llamar a la autoridad pertinente, sea la Guardia Civil o la Policía Local. El documento facilita los trámites, pero a falta de este las autoridades deben crear un atestado que certifique el accidente y los motivos.

Cuando tengas todos estos datos recogidos, deberás dar la información al seguro para que comience con los trámites.

¿Qué plazo hay para comunicar el parte al seguro?

Mucha gente cree que es obligatorio firmar el parte de accidente nada más ocurre, pero en realidad y según la ley, se disponen de siete días para comunicar a la aseguradora de que se ha sufrido un siniestro. De esta manera podemos evitar firmarlo sólo por nervios o si no estuviéramos completamente de acuerdo.

Toda la información está recogida en la Ley de Contrato de Seguro, concretamente en el Artículo 16 que informa de lo siguiente:

El tomador del seguro o el asegurado o el beneficiario deberán comunicar al asegurador el acaecimiento del siniestro dentro del plazo máximo de siete días de haberlo conocido, salvo que se haya fijado en la póliza un plazo más amplio. En caso de incumplimiento, el asegurador podrá reclamar los daños y perjuicios causados por la falta de declaración.

Este efecto no se producirá si se prueba que el asegurador ha tenido conocimiento del siniestro por otro medio.

El tomador del seguro o el asegurado deberá, además, dar al asegurador toda clase de informaciones sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro. En caso de violación de este deber, la pérdida del derecho a la indemnización sólo se producirá en el supuesto de que hubiese concurrido dolo o culpa grave.

En cualquier caso, te recomendamos que no lo dejes el trámite para el último momento. Además, si no os ponéis de acuerdo, será mejor llamar a la policía en ese momento que esperar a otro día, porque ya sabes que la otra parte no está conforme con la versión.

¿Qué hay que hacer después de rellenar el parte amistoso?

Cada una de los implicados en el siniestro debe ponerse en contacto con su seguro para dar el parte en el plazo máximo de siete días, como mencionábamos antes, y remitirle la copia que te quedaste. Te recordamos que, para que sea válida, la copia del parte debe estar firmada por los dos implicados.

Una vez las compañías hacen frente a la reparación de los vehículos, deberán determinar quien es el culpable del siniestro. Ya comprobado quien es responsable de este accidente se pueden dar varias situaciones:

  • El conductor que ha sido determinado como culpable tiene seguro a Todo Riesgo. Este conductor no asumirá ningún coste. La compañía asumirá los gastos de reparación de los dos vehículos.
  • El conductor que ha sido determinado como inocente, no asume ningún coste respecto a la reparación de su coche. Esto es independiente de la cobertura que posea su vehículo, terceros o todo riesgo ya que será la aseguradora del contrario culpable quien asumirá los gastos.
  • El conductor que ha sido determinado como culpable posee un todo riesgo con franquicia. En este caso, el conductor debe asumir los gastos de reparación que sean inferior al importe de la franquicia.
  • Por último, puede ser que el conductor que ha sido designado culpable tuviera seguro a terceros. En este caso, no pagará nada por la reparación del coche del otro implicado o de otros daños materiales. Sin embargo, deberá pagar la reparación de su propio coche.

¿Qué hacer si el otro no quiere dar parte al seguro?

Ya con la copia de parte en la mano puedes pensar que está todo hecho, pero todavía hay algo que puede fallar. Así, cabe la posibilidad de que el otro implicado no notifique a su aseguradora y niegue que haya ocurrido el accidente. En este caso, lo que hará tu aseguradora será enviar una reclamación a la compañía contraria junto con la copia del parte de accidentes. Estos trámites los llevan entre aseguradoras por lo que el tomador no debe preocuparse de realizar ningún trámite adicional.

La compañía del otro conductor deberá aperturar el siniestro en base de la reclamación y contactará con su cliente para confirmar la ocurrencia del incidente.

En caso afirmativo, la dinámica del siniestro será igual a la que hemos relatado en párrafos anteriores. De lo contrario, cualquier reclamación o gestión correrá a cargo de tu aseguradora. En algunas ocasiones, ellos se encargan de la reparación del vehículo mientras el trámite se resuelve.

¿Qué ocurre si el otro conductor no tiene seguro?

Si el otro conductor con el que has tenido el accidente no tuviera seguro, hay varias opciones:

  • Que el contrario que circulaba sin seguro acepte firmar el parte amistoso de accidentes. En este caso, sería el Consorcio de Compensación de Seguros quien abone la indemnización correspondiente. En este caso, serán ellos quienes se hagan cargo de cualquier pago por daños y lesiones, actuando como aseguradora del contrario. Para ello es recomendable que presentes una reclamación ante el consorcio con el parte de accidentes y la valoración de los desperfectos.
  • Que la otra persona intente darte una cantidad de dinero que pueda cubrir los daños que tu vehículo ha sufrido, evitando que llamemos a la policía. Esto suele ser un error, sobre todo si se han sufrido lesiones o el coche tiene grandes daños. Si ocurriera esto, la indemnización a percibir será mayor que la cantidad que el contrario pueda ofrecer.

¿Qué plazos hay para el pago de la indemnización?

Lo más importante, después de dar el parte al seguro, es estar de acuerdo con la tasación de daños e indemnización que el perito, mecánico o especialista hace sobre el vehículo. Tras esta comunicación, se dispone de un plazo de cinco días para notificar por escrito la valoración del coche y la cuantía a recibir.

Posteriormente, si tanto tú como la aseguradora estáis de acuerdo en el importe y la manera de indemnizarte, se procederá a la reparación o reemplazo del vehículo y sus piezas. En caso de que el vehículo se declare siniestro total, te pagarán la suma convenida. Si tuvieras seguro a todo riesgo con franquicia, a esta indemnización se le restaría la cuantía de la franquicia si tu póliza lo incluyera.

Si no estuvieras de acuerdo con el siniestro, tienes un plazo de 40 días para acordar la indemnización. Sin embargo, pasado ese tiempo, cada una de las partes dispone de ocho días para designar un perito que vuelva a evaluar los daños. Si en ese periodo no has escogido, se entenderá como que aceptas el dictamen del perito contrario y la decisión será vinculante.

Tras esa peritación, si volvieras a no estar conforme, dispones de 180 días para acudir a un juzgado, mientras que la aseguradora podrá hacerlo en los 30 días siguientes.

Por último, si todo fuera correcto y ambas partes pactáis sobre la cantidad a indemnizar, el pago del importe se deberá hacer dentro de los 40 días siguientes a la aceptación de la declaración del siniestro.

Pasados los tres meses, en caso de que la aseguradora no haya cumplido con el pago de la prestación, podrías recibir una cantidad fijada por un órgano judicial, calculado en forma de interés anual

Ahora que ya conoces en profundidad en qué consiste un parte amistoso de accidentes, queda buscar el seguro más económico con todas estas coberturas. Por suerte en nuestro comparador encontrarás los mejores precios con las mejores compañías.