¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Qué es la franquicia del seguro de coche?

7' que-es-una-franquicia-en-seguros-de-coche
Olga Fernández
Olga Fernández
18/04/2024

Al contratar un seguro de coche, son muchas las cuestiones a las que se debe prestar atención. Una de ellas, está claro, es cómo ahorrar lo máximo posible en el precio sin renunciar a las coberturas.  Producto de ese deseo que también beneficia a las aseguradoras, se creó la modalidad de Seguros “todo riesgo con franquicia”. Sin embargo, qué es la franquicia del seguro de coche genera dudas, ya que mucha gente no sabe cómo funciona exactamente. Sin embargo, es una fórmula que permite pagar menos por el seguro y reducir el riesgo de accidentes.

¿Qué significa la franquicia y de qué manera funciona? ¿Cuál es el más indicado para ti? A continuación, te ofrecemos una guía y te indicamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la franquicia del seguro de coche?

Como hemos indicado, la franquicia es una modalidad de seguro que reduce el coste de la prima y el riesgo de siniestralidad al mismo tiempo.

Pero, ¿cómo es eso posible? La franquicia es una formula que funciona tanto para la aseguradora como para el tomador. En ella, ambas partes pactan una cantidad que queda fijada en el contrato del seguro. Si el coche asegurado sufriera un accidente, el cliente deberá pagar esa cantidad por la reparación, mientras que el resto del coste corre a cargo de la aseguradora. Así, la parte correspondiente al tomador del seguro es la que denominamos «franquicia».

Ventajas del seguro con franquicia

Ahorro en el seguro anual

La primera y más evidente ventaja del seguro con franquicia es la reducción del coste anual. En general, los seguros a todo riesgo con franquicia serán más económicos, pero sin perder la seguridad de la cobertura a todo riesgo.

Para entenderlo mejor, plantearemos un ejemplo.

Supongamos que quieres contratar un seguro a todo riesgo, pero el coste asciende a 800 €. Si bien es un seguro muy completo, el precio es elevado. En este sentido, podemos buscar un seguro más barato, y finalmente optamos por un todo riesgo con franquicia, en el que el precio será de 350 €, y la franquicia está fijada en 300 €. Así, el coste fijo del seguro es de 350 €, pero la franquicia solo se pagaría en caso de siniestro. De esta manera, el tomador ahorra una cantidad de dinero considerable.

Sin embargo, habrá que tener en cuenta que la franquicia funciona de forma diferente en función del tipo de reparación. Si bien el importe de la franquicia queda fijado en contrato, se aplicará de una forma para los arreglos necesarios y de otra tras un siniestro que para una reparación estética o de mantenimiento.

En caso de siniestro

¿Cómo actúa la franquicia en caso de siniestro? Imaginemos que continúas con el seguro de 350 € y con la franquicia de 300 € y tienes un siniestro con el coche, que supone una factura de reparación de 1.200 €. Gracias a la franquicia, el tomador debe abonar el importe de la franquicia de cara a la reparación, mientras que de la diferencia se hará cargo la compañía. Así, en nuestro ejemplo, tú debes pagar los primeros 300 € de la reparación y los 900 € que quedan para el total de la factura los abonará la compañía.

Es importante señalar que, bajo decisión de un perito y solo para caso de accidente, solo se aplicará una franquicia por siniestro. Es decir, si en el mismo accidente se han visto afectadas más de dos partes del vehículo, aunque sean reparaciones de distintas zonas del coche, el tomador asumirá el pago de una sola franquicia por todos los daños provocados en el mismo siniestro.

En caso de daños estéticos

También puede darse el caso de que, después de haber acumulado varios daños en tu vehículo (arañazos, desconchones, rozaduras, etc.) decides llevarlo a un taller a que lo reparen o lo pinten. Esta sería una reparación estética o de mantenimiento, de cara a mantener el vehículo en las mejores condiciones posibles, que no supone dar un parte de siniestro con terceros porque no ha habido ningún accidente como tal.

Ante estas situaciones, las compañías dividen el coche en varias partes, cinco como máximo: parte delantera, trasera, laterales y techo. Esta división es importante para este tipo de reparaciones que no dependen de un accidente porque supondrá que se pague la franquicia pactada en el contrato una vez por cada zona reparada.

Si decidieras pintar todo el vehículo y el coste ascendiera a 2.000 €, deberías aportar una cantidad de 1.500 € (en el ejemplo que hemos visto, 300 € de franquicia, multiplicado por las cinco zonas del coche). La cantidad restante sería abonada por la aseguradora.

Cuando la reparación sea de un importe menor que la franquicia

En ambos casos puede darse que la reparación tenga un coste inferior a la franquicia. Si se da este caso, la aseguradora no aportaría ninguna cantidad para pagar el arreglo.

Así, con nuestro ejemplo del seguro con una franquicia de 300 €, y en caso de siniestro, nos vemos ante una reparación que cuesta 260 €. Es menos de 300 €, que es la franquicia establecida. En ese caso, la compañía no se haría cargo de ninguna cantidad del pago, ya que la franquicia se establece para los primeros 300 € y para todos los accidentes que se declaren.

¿En qué beneficia la franquicia a la compañía?

Las aseguradoras juegan con el riesgo, y aumentarán el precio del seguro del coche a todo aquel tomador que perciban como temerario o con menos experiencia. Sin embargo, si la reparación tras un siniestro supone un coste adicional al precio del seguro en sí, hasta el conductor más temerario pondrá todo de su parte para evitar ese pago adicional.

Por tanto, con un seguro con franquicia los conductores serán más precavidos, lo que lleva a que haya menos accidentes en la mayoría de los casos. Al haber menos accidentes, la aseguradora tendrá que pagar menos reparaciones, y por tanto ese seguro le generará más beneficios y le saldrá más rentable.

En conjunto, vemos cómo este tipo de seguro resulta beneficioso para ambas partes por lo asequible del producto, las amplias coberturas (puesto que no deja de ser un Todo Riesgo), y tiene como ventaja añadida la reducción de la siniestralidad.

¿Qué coberturas incluye un todo riesgo con franquicia?

Normalmente un seguro a todo riesgo con franquicia ofrece las mismas coberturas que incluye un terceros ampliado. Sin embargo, hay algunos servicios adicionales que pueden no estar incluidos y que dependen de cada compañía.

En general, este tipo de seguros ofrece una cobertura total con la excepción de la aplicación de la franquicia en caso de siniestro y/o reparación. Así, todos los daños a terceros están cubiertos.

¿Hay que pagar una franquicia por todas las coberturas?

A pesar de que parezca que habrá que pagar una franquicia por cualquier tipo de accidente que se tenga, esta modalidad solo se aplica en caso de daños propios. Es decir, en caso de accidente o de reparación del coche, ya sea derivado de ese siniestro, por una avería, o por daños estéticos.

De esta manera la responsabilidad civil, asistencia en viaje o coberturas como lunas, robo e incendio, correrán a cargo de la aseguradora.

De la misma manera, tampoco se aplica la franquicia en caso de que no hayas sido responsable de los daños causados a tu vehículo, siempre que haya un culpable identificado. En este caso, la aseguradora del otro conductor será quien deba hacerse cargo del coste de los daños provocados en ese siniestro.

¿Y si el culpable no tuviera seguro?

Si tú eres el vehículo inocente en ese supuesto, la reclamación e indemnización la asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros.

Es importante recalcar que la franquicia tampoco se va a aplicar en el caso de que tu coche sea declarado siniestro total. En este caso, tu compañía te abonará la indemnización correspondiente al vehículo y su antigüedad, sin que de esta se descuente la franquicia.

¿Para qué tipo de conductores está recomendado?

Si eres un conductor responsable y prudente al volante, y además tienes un buen historial siniestral, este seguro con franquicia te resultará beneficioso en todos los sentidos.  

También suele ser una modalidad rentable para aquellas personas que utilizan el coche de manera esporádica, ya que conseguirás un precio más bajo por tu seguro y no perderás coberturas en ningún momento.

No obstante, si cogieras el vehículo a diario pero, como hemos mencionado anteriormente, eres responsable a la hora de conducir, no tiene por qué ocurrir ningún accidente.

Aprovecha y revisa los precios de los todo riesgo con franquicia en nuestro comparador y, ¡empieza a ahorrar en el seguro de tu coche! Si tienes dudas de como hacerlo, te dejamos una breve guía para poder ayudarte.