¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Seguro para coches de segunda mano

8' seguro coche segunda mano
Fecha de publicación: 06/06/2023
Fecha de revisión: 18/04/2024

Si acabas de comprar un coche de segunda mano, es posible que te hayan surgido dudas sobre cómo asegurarlo para ahorrarte problemas y, de paso, algo de dinero. En esta guía CHECK24, te contamos en detalle cómo asegurar tu coche de segunda mano. Sin complicaciones y con las mejores garantías. ¿Traspaso el seguro del anterior propietario?, ¿contrato un nuevo seguro?, ¿paso el seguro de mi anterior coche al que acabo de comprar? A veces es difícil acertar cuando nos encontramos con la situación de asegurar tras una compra-venta. Resolvemos todas tus dudas.

El nuevo seguro de coche y cambio de titularidad

Tal y como recoge la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro de Vehículos a Motor: todos los coches deben estar asegurados, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil. Esto incluye a los vehículos que circulan pero también a aquellos que están parados. La multa por conducir sin seguro oscila entre los 600 € y los 3.000 €, según el tipo de vehículo que conduzcamos. Y la ley lo deja más que claro: la responsabilidad de asegurar un vehículo es de su propietario. Pero ¿cómo tramitar el seguro seguro para un coche de segunda mano?

Tal y como informa la Dirección General de Tráfico, el propietario de un vehículo tiene también la obligación de cambiar su titularidad en Tráfico si así procede (como en el caso de las compraventas de segunda mano). Si no cumple con alguna de estas obligaciones, la persona que ha vendido su vehículo permaneciendo aún como titular puede verse sorprendida con una sanción.

«Cuando se vende un vehículo, es necesario asegurarse de que se efectúa el cambio de titular en el Registro de Vehículos de la DGT. Porque es a la persona que consta como titular del vehículo a quien se va a dirigir la sanción, en caso de que el nuevo propietario sea denunciado. En las operaciones de compraventa de vehículos pueden producirse muchos fraudes para evitar responsabilidades con el seguro«, subrayan fuentes de la Unidad de Normativa de la DGT.

Así funciona el Contrato de Compraventa:

Descargar modelo de Compraventa de vehículos
Cumplimenta los datos
Firma el documento

Alternativas para asegurar un coche de segunda mano

A la hora de cambiar la titularidad de un coche es necesario que esté dado de alta y al día en el pago de impuestos y sanciones. Una vez confirmado, existen tres posibilidades: asumir la póliza de seguro del anterior propietario, traspasar el seguro de un vehículo anterior (en el caso que existiera) al vehículo que se acaba de adquirir, o comparar y contratar una nueva póliza.

Asumir el seguro del anterior propietario

Durante el proceso de compraventa es posible negociar igualmente la transmisión de la póliza. En este caso, será necesario que el vendedor comunique la decisión a la compañía de seguros, en un plazo no superior a 15 días desde que se produce la transacción. La aseguradora tendrá la potestad para aceptar o no al nuevo propietario. En caso de no aceptarse el traspaso del seguro, la compañía contará igualmente con un plazo de 15 días desde la comunicación para poder rescindir el contrato. En cambio, si la aseguradora acepta el traspaso de la póliza al nuevo propietario del vehículo, hay que tener en cuenta que la prima puede verse modificada. Esto se debe a que será recalculada en función de los datos y el perfil de riesgo del nuevo conductor: siniestralidad, edad, experiencia al volante, uso estimado del vehículo, entre otros. Hemos visto en anteriores artículos cómo la prima varía en función del perfil del conductor.

Traspasar el seguro de tu antiguo vehículo

Uno de los motivos por los que se suele adquirir un vehículo de segunda mano es como alternativa de ahorro en la renovación y sustitución de nuestro vehículo. Esta opción es interesante para conservar y no perder la prima anual pagada ya por tu antiguo coche. La aseguradora solamente la recalculará en función de las características que posea el nuevo vehículo. Hemos visto en anteriores artículos cómo la prima varía en función de las especificaciones del vehículo. Si te interesa traspasar el seguro de tu anterior vehículo, en este artículo te contamos cómo traspasar el seguro de un coche a otro.

Contratar un nuevo seguro para el coche de segunda mano

Si finalmente optas por cambiar de seguro y contratar una póliza que se ajuste mejor a tus necesidades, debes tener en cuenta que previamente, deberás cancelar el seguro que tenía el coche antes de la compra. Y la comunicación de rescisión del contrato a la aseguradora deberá hacerse por escrito en un plazo no superior a 15 días. Esta opción te ofrece la ventaja de comparar y elegir entre las diferentes aseguradoras y pólizas de seguros del mercado. En CHECK24, nuestros expertos aseguradores puede ayudarte a elegir – sin compromiso y de forma completamente gratuita – el seguro para tu nuevo vehículo. Te invitamos a utilizar nuestro comparador de seguros de coche, y empezar a ahorrar en la póliza de tu seguro desde el primer día.

¿Y si el coche de segunda mano que adquiero no tiene seguro? Es poco frecuente pero una posibilidad. Si te enfrentas a este caso, te recomendamos leer nuestro anterior artículo sobre opciones de seguro para coches de segunda mano.

¿Qué modalidad de seguro es más recomendable elegir?

Seguros a todo riesgo sin franquicia

Estos seguros de coche ofrecen la cobertura más completa para el conductor y su vehículo. Es la modalidad más completa y también la más cara. Estarían cubiertos todos los daños que se ocasionen al coche sin la necesidad de tener que abonar franquicias. Sea el conductor causante o no del siniestro. Si se incluye una franquicia, el precio sería algo más barato. Sin embargo, el tomador tendría que hacerse cargo de la cantidad que correspondiese en caso de siniestro. Aunque son los más completos, en muchos casos las aseguradoras no permiten acogerse a esta modalidad de seguro según la antigüedad del vehículo. Por lo que puede ser una opción menos interesante para coches de segunda mano de mayor antigüedad y kilometraje.

Seguros a todo riesgo con franquicia

Estarían cubiertos incluso los daños que el propio conductor o un desconocido ocasionen al coche. Si se incluye una franquicia, el precio sería algo más barato. Sin embargo, el tomador deberá hacerse cargo de la cantidad que corresponda estipulada, en caso de producirse un siniestro. En algunos casos (lo veremos más adelante), nos convendrá mantener una franquicia más baja con los beneficios de seguir manteniendo el todo riesgo.

Seguros a terceros

Es la modalidad de seguro más económica y de coberturas más básicas. Es la alternativa con las coberturas mínimas exigidas por la normativa para circular por territorio español. El seguro a terceros básico cubre los daños personales y materiales ocasionados a terceras personas por el vehículo asegurado y su conductor. Sin embargo, en algunos casos, este tipo de pólizas puede resultarnos insuficiente en coberturas. Con un seguro de terceros ampliado, además de la Responsabilidad Civil Obligatoria y la rotura de lunas, es posibles añadir otras garantías como la de robo o incendio, defensa de multas o atropello animal.

El mejor seguro según antigüedad de tu coche de segunda mano

Una de las claves está en evaluar tu capacidad económica para hacer frente a los costes inesperados de reparación de tu vehículo. O de la pérdida completa en el caso de ser declarado como siniestro total sin indemnización. Contratar pólizas de seguro a todo riesgo – con o sin franquicia – garantiza la tranquilidad de no tener que asumir este tipo de sobrecostes, frente a la contratación de una póliza a terceros.

He comprado un coche de segunda mano de km 0

Si has comprado un coche de segunda mano de km 0 matriculado hace poco tiempo y buscas asegurarlo, quizá la opción que más te compensa sea la de un seguro a todo riesgo con franquicia. En este caso, obtienes la protección más completa para un vehículo que aún no está muy devaluado. La póliza de seguro a todo riesgo te garantiza que en la mayoría de aseguradoras, te abonen el valor a nuevo del vehículo durante los dos primeros años.

He comprado un coche de segunda mano de entre 2-5 años de antigüedad

Pasados dos años y en caso de siniestro total, las aseguradoras te abonarán – según las condiciones que figuren en la póliza o bien el valor de mercado del coche, o bien su valor venal. En cualquier caso, la indemnización que recibirás será ya inferior al precio que pagaste en el momento de la compra. En este caso, contratar una póliza a todo riesgo sigue siendo aún la mejor alternativa. Si eres un conductor responsable al volante, con pocos partes de siniestro, quizá te interesa plantear un seguro a todo riesgo con una franquicia algo más reducida. Conseguirás ahorrar con un seguro a todo riesgo a precio más económico y, en caso de no sufrir incidentes, no abonarás ninguna compensación adicional.

He comprado un coche de segunda mano de 6-8 años de antigüedad

Aquí la diferencia la va a marcar el uso que demos al vehículo (habitual, ocasional…) y el kilometraje estimado. En el caso que el vehículo de segunda mano cuente con bajo kilometraje pero una antigüedad superior a 6 años, lo más conveniente sería mantener una póliza de seguro a todo riesgo con franquicia. Sin embargo, si el vehículo cuenta con más de seis años de antigüedad y elevado kilometraje, sería interesante empezar a valorar una póliza de terceros ampliado. Los expertos no recomiendan en este caso contratar una póliza a todo riesgo sin franquicia. Ya que, en caso de siniestro total, la indemnización por parte de la compañía aseguradora sería de en torno al 40% del precio por el que adquiriste el vehículo. En caso que el uso del vehículo sea habitual, sería recomendable mantener un seguro a todo riesgo con una franquicia más reducida.

He comprado un coche de segunda mano de más de 10 años de antigüedad

En este caso, lo recomendado es buscar el máximo ahorro en el seguro. Con una póliza a terceros básico recibirás la indemnización en aquellos accidentes que haya otro vehículo implicado, y tú no seas el culpable. Es recomendable igualmente añadir coberturas adicionales como incendio o robo. Sin embargo, es importante valorar el sobrecoste de las mismas. En función de la aseguradora, el coste que estipule para cada cobertura adicional, y el número de ellas que tengamos intención de añadir a nuestra póliza, nos compensará decantarnos directamente por un terceros ampliado.