¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 15:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Calcular consumo real del coche

8' consumo real coche
Fecha de publicación: 08/04/2024
Fecha de revisión: 18/04/2024

A la hora de elegir un vehículo es esencial tener en cuenta su consumo real ya no sólo en términos de ahorro y comodidad, sino también en cuanto a su impacto positivo en el medio ambiente y la sostenibilidad a largo plazo. En CHECK24 te contamos cómo calcular el consumo real de tu coche y optimizar tu conducción para ahorrar combustible y dinero. Te guiaremos a través de los pasos para calcular el coste medio tanto en vehículos de combustión interna como eléctricos. Aprende todo lo necesario para tomar el control de tus gastos de combustible y detectar posibles ineficiencias.

Vamos a hablar sobre

¿Cómo calcular el consumo real de tu coche?

Existen distintos métodos de calcular el consumo real de tu vehículo, ya sea de combustión interna o eléctrico. Estas son algunas de las opciones:

Método manual: Este método implica llenar el depósito de combustible hasta el tope, registrar el kilometraje actual del y luego volver a llenar el depósito cuando esté cerca de vaciarse. Luego, se registra nuevamente el kilometraje y se calcula la distancia recorrida. Dividiendo la cantidad de combustible consumido por la distancia recorrida, obtienes el consumo real.
Computadora de a bordo: Muchos coches modernos vienen equipados con tecnología de a bordo que registra el consumo de combustible en tiempo real. Estos sistemas suelen ofrecer lecturas precisas del consumo promedio y pueden ser una forma conveniente de monitorizar el consumo real.
Aplicaciones móviles: Existen numerosas aplicaciones móviles diseñadas para realizar un seguimiento del consumo de combustible. Estas aplicaciones suelen solicitar que introduzcas la cantidad de combustible repostado y la distancia recorrida, y en base a los datos facilitados calculan el consumo real automáticamente. Hay que tener en cuenta que estas estimaciones pueden sufrir variaciones en base a la calidad de combustible que hayamos repostado y la orografía del terreno.
Pruebas en carretera controladas: Para una precisión máxima, algunos conductores realizan pruebas en carretera de forma controlada. Esto implica conducir el vehículo en condiciones específicas y medir la cantidad de combustible consumido. Aunque este método puede ser más costoso de realizar, los resultados que arroja suelen ser muy precisos.

Independientemente del método que elijamos, es importante ser constantes y realizar diversas mediciones. Siempre teniendo en cuenta que los datos pueden variar según las condiciones de conducción, el estilo de manejo y otros factores externos.

Fórmula para calcular el consumo de combustible de tu vehículo

La fórmula para calcular el gasto de combustible de un vehículo es bastante sencilla pero útil para obtener una estimación más o menos precisa del consumo real.

Esta fórmula te permite calcular cuántos litros de combustible consume tu vehículo en promedio por cada 100 kilómetros recorridos.

Consumo Real (L/100km) = Cantidad de combustible consumido (L) / Distancia recorrida (km)

Para utilizarla, primero debes anotar la cantidad de combustible que has consumido, medida en litros, y la distancia que has recorrido, en kilómetros. Luego, simplemente divides la cantidad de combustible consumido por la distancia recorrida y multiplicas por 100 para obtener el consumo en litros por cada 100 kilómetros.

Por ejemplo, imaginemos que has consumido 30 litros de combustible y has recorrido 400 kilómetros, la fórmula sería: Consumo Real (L/100km) = 30 L / 400 km * 100 = 7.5 L/100km. Esto significaría que tu coche está consumiendo una media de 7.5 litros de combustible por cada 100 kilómetros.

¿Cuánto gasta un coche por km?

El gasto de combustible de un coche por kilómetro no es estático ni invariable. Este dato puede oscilar significativamente en función de varios factores, como por ejemplo el tipo de vehículo, su valor de eficiencia energética, el tipo de combustible repostado, las condiciones en las que se encuentre la carretera o el estilo de conducción del conductor.

En general, el gasto medio de un coche se sitúa entre 6 y 12 litros de combustible por cada 100 kilómetros recorridos en condiciones habituales de conducción. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este es solo un valor estadístico orientativo, y que, para el mismo vehículo, el consumo real puede ser mayor o menor según modifiquemos algunos de los factores mencionados anteriormente.

Pasos a seguir para calcular el consumo real de tu coche

Calcular el consumo real de tu coche requiere seguir algunos pasos simples:

Llena el depósito

Comienza por llenar el depósito de combustible de tu coche hasta el máximo. Es importante que te asegures de llenarlo siempre en la misma estación de servicio y con el mismo tipo de combustible que normalmente usas mientras estés realizando las mediciones. Esto es importante por diversos motivos:

Calidad del combustible: Los combustibles ofrecidos en distintas estaciones de servicio pueden ofrecer calidades ligeramente diferentes, lo que puede afectar el rendimiento y a la eficiencia del motor. Llenando el depósito en la misma estación de servicio, aseguramos utilizar el mismo tipo y calidad de combustible en todas las mediciones que hagamos, lo que proporciona resultados más consistentes y realistas.
Cantidad de combustible: Las pistolas de combustible pueden variar ligeramente en la precisión de la entrega de combustible. Al utilizar la misma pistola en la misma estación de servicio, reducimos la posibilidad de discrepancias en la cantidad de combustible repostado, lo que mejora la precisión de nuestras mediciones de consumo.
Menor riesgo de contaminación del combustible: Cambiar frecuentemente de estación de servicio puede aumentar el riesgo de contaminación del combustible debido a la posible presencia de agua, sedimentos u otros contaminantes en los tanques de almacenamiento subterráneos. Al repostar en la misma estación de servicio, reducimos este riesgo y mantenemos la calidad del combustible en todo momento.

Cuenta los kilómetros recorridos

Después de repostar, anota el nuevo kilometraje registrado en el odómetro del vehículo. Esta cifra representa la distancia total recorrida durante el período de consumo de combustible y será la que utilicemos en el cálculo del consumo real.

El kilometraje representa la distancia que ha recorrido el vehículo durante un período específico. Al registrar el kilometraje inicial y final durante el período en el que se calcula el consumo de combustible, se obtiene una referencia clara de la distancia recorrida. Esto facilita la comparación entre diferentes mediciones de consumo y permite detectar cualquier variación en la eficiencia del vehículo con el tiempo o bajo diferentes condiciones de conducción.

El registro del kilometraje también es útil para evaluar el rendimiento general del vehículo. Al comparar el kilometraje con mediciones anteriores o con el kilometraje esperado según el uso del vehículo, se pueden identificar posibles problemas mecánicos o discrepancias en el consumo de combustible que puedan requerir nuestra atención.

Además, mantener un registro actualizado del kilometraje recorrido también nos resultará útil para planificar y gestionar el mantenimiento del vehículo. Ya que muchos intervalos de mantenimiento, como los cambios de aceite o revisiones rutinarias, deben programarse en taller en función del kilometraje del vehículo.

Reposta en el momento preciso

Cuando llegue el momento de volver a llenar el depósito, asegúrate de hacerlo en el mismo lugar y de la misma manera que la primera vez. Como hemos visto, llenar el depósito en la misma estación de servicio garantiza la consistencia en la calidad y cantidad de combustible que utilizamos para las mediciones, lo que mejora la precisión de consumo y facilita la evaluación y comparación del rendimiento del vehículo.

Cuando buscamos calcular el consumo real del coche, el momento para repostar de nuevo depende de nuestros objetivos y del nivel de precisión que busquemos.

Repostar al alcanzar un cierto kilometraje: Una opción es fijar de antemano la distancia a recorrer antes de repostar. Por ejemplo, podemos decidir repostar cada 500 kilómetros para obtener mediciones regulares y consistentes del consumo de combustible.
Repostar cuando el nivel de combustible esté bajo: Otra de las opciones, más flexible pero menos fiable, es optar por repostar cuando el nivel de combustible esté bajo y necesitemos volver a llenar el depósito. Esto nos permite copiar el comportamiento habitual de repostaje y puede proporcionarnos cálculos más realistas según nuestras rutinas de consumo.
Repostar en tiempos específicos: También podemos optar por repostar en momentos concretos, como al final de la semana o al final de un viaje largo. Esto nos permitirá analizar patrones en el consumo de combustible según diferentes situaciones y condiciones de conducción.

Realiza el cálculo correspondiente (L/KM)

Una vez que hayas registrado la cantidad de combustible que has utilizado y la distancia recorrida, sólo tienes que calcular el consumo real utilizando la fórmula mencionada anteriormente.

¿Cómo calcular el consumo de un coche eléctrico?

Si tienes un coche eléctrico, el proceso es un poco diferente, pero sigue la lógica que hemos estado utilizando hasta ahora para vehículos de combustión térmica (diésel y gasolina).

Es posible calcular el consumo de electricidad utilizando la siguiente fórmula:

Consumo Real (kWh/100km) = Cantidad de electricidad consumida (kWh) / Distancia recorrida (km)

Factores que influyen en el consumo de combustible

El consumo de combustible de un vehículo puede estar influenciado por una variedad de factores. Uno de los factores más significativos es el tipo de vehículo, que incluye su diseño, tamaño y peso. Los vehículos más grandes y pesados tienden a consumir más combustible que los vehículos más pequeños y ligeros.

Además, la eficiencia del motor y la presencia de tecnologías de ahorro de combustible, como la inyección directa de combustible, también pueden influir en el consumo de combustible.

Otros factores importantes incluyen el estilo de conducción, las condiciones de la vía, la presión de los neumáticos, el mantenimiento del vehículo y el tipo de combustible utilizado. Considerar estos factores y tomar medidas para optimizarlos puede ayudar a mejorar la eficiencia del combustible y reducir los costes de reparación del automóvil a largo plazo.

¿Qué factores aumentan el consumo por km?

Determinados factores como la velocidad, el uso del aire acondicionado, la conducción en el tráfico, el peso del vehículo, el mantenimiento o el estilo de conducción pueden aumentar el consumo de combustible por kilómetro. Al tener en cuenta estos factores y tomar medidas para mitigar su impacto, es posible reducir el consumo de combustible y mejorar la eficiencia del vehículo.

Consejos para aumentar la eficiencia de tu coche y ahorrar combustible

No consumirá lo mismo un coche que circula a una velocidad homogénea, sin acelerones ni frenazos bruscos, que un automóvil cuyo conductor hace uso frecuente de los frenos, o circula con el aire acondicionado a máxima potencia. En estos casos, existen una serie de trucos para gastar menos combustible con el coche que puede sernos de utilidad revisar.

Mantén una velocidad constante y moderada en carretera.
Evita aceleraciones y frenazos bruscos.
Reduce la carga innecesaria en tu vehículo.
Realiza un mantenimiento regular del motor y neumáticos.
Utiliza el aire acondicionado de manera prudente.

Siguiendo estos consejos y calculando regularmente el consumo real de tu coche, podrás optimizar tu conducción y ahorrar tanto dinero como recursos naturales. Recuerda que cada pequeña acción cuenta en la búsqueda de una conducción más eficiente y sostenible.