¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Qué pasa si sufro un accidente sin seguro del coche?

6' que pasa si sufro un accidente sin seguro de coche
Olga Fernández
Olga Fernández
16/01/2024

Tener un accidente de tráfico puede ser grave. Pero ¿Qué pasa si sufro un accidente sin seguro del coche? Desde CHECK24 te indicamos los pasos a seguir tanto si no tienes póliza con tu vehículo como si no la tiene el contrario.

También te mostramos las consecuencias como puede ser tener que pagar los gastos médicos y del accidente, recibir una multa, la retirada del carnet de conducir o incluso la cárcel.

¿Es obligatorio tener un seguro de responsabilidad civil?

Lo primero que debemos conocer es la ley en nuestro país. En el artículo 2 de la Ley Reguladora del Seguro de Suscripción Obligatoria indica que cualquier coche que esté dado de alta en Tráfico debe tener un seguro mínimo obligatorio:

“Todo propietario de vehículos a motor que tenga su establecimiento habitual en España estará obligado a suscribir un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1”.

Con esto vemos que en España sí es obligatorio tener un seguro de coche. La finalidad de este seguro es poder hacer frente a los gastos y daños materiales o personales derivados de cualquier siniestro.

Según un estudio reciente, actualmente circulan más de 2,5 millones de coches sin el seguro obligatorio, habiéndose registrado más de 20.000 accidentes con vehículos que circulaban sin la cobertura de responsabilidad civil por vías públicas.

Los motivos por los que alguien pueda conducir sin una póliza de seguro pueden ir desde problemas económicos hasta que se haya pasado el plazo de renovación. También hay quienes creen que no puede ser tan grave y crean que es una manera de ahorrarse dinero. Pero las consecuencias en caso de accidente pueden ser mucho más graves de lo que parezca inicialmente.

En casos así surgen varias dudas: ¿Qué ocurre si uno de los conductores no tiene póliza en vigor? ¿Y si es la víctima quien no tiene seguro? ¿Cuáles son las consecuencias reales? ¿Cuál es la sanción?

¿Qué pasa si sufro un accidente sin seguro del coche?

En esta situación pueden darse varios casos: que seas responsable o no. Si al sufrir un accidente no eres culpable, pero conduces sin el seguro obligatorio, de manera inmediata pasarás a tener la responsabilidad de los hechos. La ley no hace excepciones con nadie a la hora de circular sin una póliza de coche, independientemente del motivo.

Será el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un organismo relacionado con el Ministerio de Hacienda, quien se haga cargo del siniestro. Ellos correrán con los gastos, pero es posible que luego reclamen el importe total de los gastos o una parte, tanto de los que se han ocasionado al vehículo del otro conductor como a la persona que circulaba con él o el mobiliario urbano.

Por otra parte, se retirará e inmovilizará el coche sancionado hasta que no se contrate un seguro obligatorio. El conductor sancionado se hará cargo de los gastos de depósito y custodia del vehículo.

¿Y si sufro un accidente, el contrario es el culpable y no tiene seguro?

Si tenemos un accidente en el cual el contrario es el culpable, pueden darse varias opciones:

  • Si la parte afectada te ofrece abonarte una cantidad que pueda cubrir de manera aproximada los daños para que no llames a las autoridades, es mejor no aceptarla. En caso de que se hayan sufrido lesiones más graves o grandes daños en el coche, la indemnización a recibir por parte de la aseguradora podría ser mayor a la cantidad ofrecida por el contrario.
  • Ponerte en contacto con tu aseguradora. Esta realizará la reclamación de los daños materiales y personales sufridos al Consorcio de Compensación de Seguros. Realizarán un escrito donde se recoja una descripción de lo sucedido, el listado de los daños acompañado por informes médicos y peritaje del coche por el siniestro ocurrido.

En cualquiera de los casos, hay pasos en común a seguir para cuando sufres este tipo de accidentes.

Lo primero que debemos comprobar es que la parte contraria no tiene seguro. Ya sea tu propia compañía o el abogado que elijas, deben corroborar que el conductor circulaba sin póliza en el momento del siniestro. Esta consulta se realiza en FIVA, un fichero online donde se vuelcan datos de todas las personas que contratan un seguro en España.

Lo segundo es que nosotros o la aseguradora se ponga en contacto con el CCS. Mencionábamos que se debe presentar la reclamación por los daños sufridos junto con los informes y los datos de los conductores.

Tras esto tenemos que esperar a que se lleve a cabo el expediente administrativo donde el contrario debe firmar un parte amistoso, se le enviará una notificación para comprobar si tenía póliza cuando ocurrió el accidente, se valorarán las posibles lesiones y los daños del coche, y se fijará la cantidad que debe abonarse.

¿Y si ninguno de los dos tiene seguro?

En el caso de que ninguno de los vehículos tenga seguro, será el Consorcio de Compensación de Seguros el que se haga cargo de las indemnizaciones en representación del culpable.

Sin embargo, una vez solucionado, el mismo organismo interpondrá acciones amistosas y legales contra los implicados para que el vehículo causante del siniestro asuma su responsabilidad y devuelva la cantidad que ya se ha abonado.

¿Cuáles son las consecuencias si tengo un siniestro sin seguro?

Junto con las posibles reclamaciones que te haga la parte inocente como hemos descrito anteriormente, hay otros gastos que debemos asumir.

Uno de ellos es el pago de todas las lesiones y daños causados en el siniestro. En caso de no poder asumirse, se procederá al embargo de los bienes personales, así como tu sueldo (cualquier cantidad mensual por encima del Salario Mínimo Interprofesional) hasta que satisfagas la cantidad de la indemnización.

Otro de  ellos es la parte correspondiente de los daños materiales al igual que los ocasionados en la calzada. Eso incluye el coche del contrario, y todo el mobiliario urbano y edificios que hayan sido dañados en el siniestro.

Por último, una multa por circular sin el seguro obligatorio por la cual procederán a la inmovilización y sanción correspondiente.

¿Cuánto es la multa en caso de circular sin seguro?

La multa por circular sin seguro depende de las circunstancias y el tipo de vehículo que estemos conduciendo. Las sanciones oscilan desde los 600 euros hasta los 3.000 euros.

Si la policía, la Guardia Civil o una cámara detectan que la matrícula del coche se encuentra sin seguro, la sanciones pueden ser las siguientes:

  • 1.500€ para coche que requieran el carnet tipo B o turismos.
  • 1.250€ para motocicletas.
  • 1.000€ para ciclomotores
  • 2.800€ para otros carnets (C1, C1+E, C+E, D1, D o D+E) taxi, transporte público, camión o autobús.

Estas sanciones son únicamente aplicables al propietario del vehículo según la Ley de Responsabilidad Civil en la Circulación de Vehículos a Motor

“La primera consecuencia es que está prohibida su circulación por el territorio nacional. Ahora bien, ¿cómo se garantiza que no va circular? Pues procediendo al depósito del vehículo -con cargo a su propietario que, recordemos, era el obligado a asegurarlo- mientras no sea concertado el seguro.

La segunda consecuencia es una multa que va desde los 601 a los 3.005 €. Su importe se graduará según una serie de circunstancias (si estaba circulando, el tiempo que estuviera sin asegurar, la reiteración de la misma infracción, el tipo de vehículo, etc.)”

Desde CHECK24 te animamos a que, si no tienes seguro de coche, accedas a nuestro comparador. Podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche y, ¡empieza a ahorrar!