¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Qué cubre el seguro de robo del coche?

6' que cubre el seguro de robo del coche
Fecha de publicación: 26/05/2022
Fecha de revisión: 18/04/2024

Cuando contrataste el seguro del coche y añadiste cobertura de robo, no te planteabas que realmente pudiera ocurrir. Pero la probabilidad cero no existe, y cuando menos te lo esperas puedes verte sin coche porque te lo han robado, o que a tu vehículo le falten las ruedas o los asientos (que, aunque suene extraño, ocurre más de lo que parece). Por suerte también contrataste cobertura en caso de robo de tu vehículo, y respiras con alivio. Si bien que te hayan robado es siempre una complicación entre poner denuncia y comprar un coche nuevo, por lo menos no te quedarás con las manos vacías. Pero, ¿exactamente qué cubre el seguro de robo del coche? A continuación, vemos qué te corresponde en caso de robo en todas las posibilidades.  

La cobertura en caso de robo del coche está incluida en los seguros a todo riesgo, aunque también puede añadirse como cobertura adicional en muchos seguros a terceros junto con el seguro ante incendio. Así, te garantiza una indemnización en caso de que te roben el coche o alguna de sus partes. Sin embargo, no todos los casos ni todos los accesorios están cubiertos. Hay una serie de conceptos que debes tener en cuenta antes de confiarte acerca de tu seguro de robo del coche.

¿Robo o hurto?

La primera diferencia que hay que entender es entre robo y hurto. Aunque normalmente usemos estas dos palabras de forma intercambiable, significan cosas diferentes. Así, poniéndonos técnicos, llamaremos robo a la sustracción usando la fuerza, mientras que será hurto cuando no se use.

¿Y cómo influye esto en mi seguro? La respuesta es que, en muchos casos, el seguro del coche no cubre el hurto.

Así, si tienes la mala suerte de que se te caigan las llaves y una persona de pocos escrúpulos identifique tu coche y se lo lleve; o de dejar el coche en marcha solo un segundo porque vas a recoger algo y al volver no encontrarlo, lo ocurrido será hurto y tu aseguradora puede no indemnizarte.

Ocurriría diferente si, para llevarse tu coche, han intentado forzar la cerradura, reventado un cristal y finalmente hecho un puente. En ese caso, habrán necesitado ejercer violencia y dañar el coche, por lo que será un robo en toda regla y, mientras tengas cobertura de robo en tu seguro, recibirás indemnización.

¿Cómo sé si mi seguro cubre el hurto?

Debes leer la letra pequeña de tu póliza para saber si el seguro de robo que has contratado incluye también el hurto. Lo mejor es consultarlo en el momento de contratar, pero nunca es tarde para revisar las coberturas de tu seguro.

Si usas el comparador de seguros de CHECK24 a la hora de contratar un nuevo seguro de coche, comprobar si la compañía que te interesa te cubre en caso de hurto es muy sencillo. Para cada compañía, podrás consultar los detalles sobre coberturas ampliadas, donde verás la cobertura ante hurto para el presupuesto que te ofrecen. Si a su lado hay un indicador verde, eso querrá decir que efectivamente tendrás esa cobertura. También puedes comparar aseguradoras entre sí una vez estas te hayan devuelto precios y fijarte solo en las diferencias entre ellas.

Niveles del seguro de robo del coche

Una vez aclarada la diferencia entre robo y hurto y que hayas comprobado que, efectivamente, estás cubierto en esta situación, vemos qué tienes cubierto en cada posible caso.

Cobertura ante robo total del coche

Esto es en lo que probablemente todos pensemos ante la idea de “seguro de robo”: has ido a recoger tu coche y no estaba donde lo habías dejado. En este caso, la aseguradora pagará una indemnización, igual que si el coche hubiera sufrido un accidente y hubiera quedado siniestro total. Al fin y al cabo, en los dos casos estamos hablando de una pérdida total del vehículo, puesto que ya no dispones de él.

En cuanto a la cantidad que te corresponde, la aseguradora la irá variando en función de la antigüedad del coche. Así, en los primeros años desde la primera matriculación suelen pagar el valor de nuevo. Una vez pasado el tiempo, te ofrecerán el valor venal, que es el precio que recibirías por vender el vehículo el instante antes del robo, menos impuestos.

Cobertura por robo parcial

Con robo parcial nos referimos a la cobertura que te protege si tu coche está donde lo habías dejado, pero le faltan partes. Tal vez se han llevado las ruedas, o al intentar arrancar ves que falta la batería, alguna pieza o accesorio… Si esto ocurre, tu aseguradora puede ofrecerte varias opciones, en función de las condiciones de tu seguro:

  • Que te indemnicen por el valor total de los accesorios. Esta es la opción más favorable para el asegurado.
  • Pago de indemnización sujeta a depreciación. Esto es habitual en el caso de los neumáticos, ya que sufren desgaste constante y no valdrán lo mismo después de su uso, aunque sea solo tras unos días.
  • Indemnización con cantidad límite. Te pagarán por las partes que le falten al vehículo, pero solo hasta llegar a la cantidad máxima.

Es importante tener en cuenta que, para que se apliquen estas coberturas, los accesorios deben estar en el coche de serie o, en su defecto, haber sido declarados en la póliza. Si no, la aseguradora asumirá que estás intentando recibir indemnización por algo que no tenías, ¡así que no te la juegues!

Cobertura en otros supuestos

Las condiciones específicas de tu aseguradora pueden ofrecerte coberturas para situaciones especiales, como las siguientes:

  • Intento de robo. Es decir, que intenten robarte, pero no lo consigan, y te dejen una avería por el camino. Si tienes esta cobertura, la aseguradora se hará cargo del arreglo.
  • Cobertura de los equipajes y objetos personales que hayan sido sustraídos del vehículo.

Y, como ocurre con otras coberturas, la cobertura de robo de tu coche no se aplicará si hay otra cobertura que se refiera al mismo concepto. Por ejemplo, si tienes cobertura de lunas, el seguro ante robo no te arreglará los cristales rotos.

¿Y si mi coche aparece?

Aunque parezca improbable, recuperar el coche robado es bastante habitual, aunque supone una complicación de cara a los trámites del seguro.

Es posible que, si te roban el coche, este aparezca unos días después porque los ladrones lo hayan abandonado una vez se ha quedado sin combustible. Seguro que esto te alegra porque ya no tendrás que complicarte para comprar otro coche, pero hay una cosa que debes tener en cuenta: tras el robo, el coche ya no es tuyo. Al cobrar la indemnización por pérdida total del vehículo, es más que probable que le hayas cedido la propiedad a la aseguradora. ¿Y ahora, qué?

Debido a la frecuencia en que esto ocurre, muchas aseguradoras permiten recuperar el vehículo, previa devolución de la indemnización. En ese momento, el coche pasará a considerarse accidentado en vez de robado, y la aseguradora procederá a reparar los daños que haya sufrido.

Conclusión

El seguro de robo del coche supone mucha tranquilidad, ya que gracias a él no te quedarás con las manos vacías si te ves en esta situación. Sin embargo, y como siempre te recordamos desde CHECK24, debes comprobar cómo funciona la cobertura de robo en tu póliza concreta para evitar disgustos adicionales.

Y, si no estás conforme con tus condiciones actuales y quieres cambiar de seguro, el comparador de seguros de CHECK24 te permite conocer hasta la última cobertura antes de contratar, y siempre encontrar el seguro que mejor se ajusta a tus necesidades sin pagar de más.