¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Mentir al seguro del coche: las consecuencias

6' mentir en el seguro del coche
Fecha de publicación: 11/08/2022
Fecha de revisión: 18/04/2024

En la realidad actual, cuando tantos seguros se contratan de forma telemática, por teléfono o por internet, dar algún dato inexacto es algo que puede ocurrir. Sin embargo, también hay quien, para ahorrar unos euros en la prima, tenga la tentación de declarar información incorrecta a sabiendas. Pero te adelantamos que mentir al seguro tiene graves consecuencias para ti, y que puede incluso a llevarte a la cárcel en los casos más graves. Sigue leyendo para saber qué se considera fraude al seguro, sus consecuencias, y cómo evitar tener problemas por dar datos inexactos a tu seguro.

La realidad de los fraudes al seguro

Los fraudes al seguro se producen cuando el defraudador engaña conscientemente a la compañía con la intención de conseguir beneficios, en este caso económicos. Por supuesto, el objetivo a la hora de asegurar un coche es evitar el desembolso económico que supone tener un accidente. Sin embargo, hay personas que se toman esta obligación más o menos a la ligera con la intención de pagar menos, o incluso con vistas de enriquecerse cometiendo fraude.

El último barómetro del Fraude en el Seguro de Autos de Línea Directa señala que el 6,9% de los siniestros de auto son, en realidad, fraudes para enriquecerse a costa del seguro, en mayor o menor medida. Además, los engaños en seguros de coche son mucho más frecuentes que en el resto de tipos de seguro: 2 de cada 3 fraudes identificados se producen en seguros de auto.

La realidad es que, para quien tiene pocos escrúpulos, obtener beneficio económico a costa de su seguro es una opción tentadora. La percepción del individuo es que este fraude no daña a nadie. Pero la realidad es que el más afectado a la hora de mentir al seguro del coche será el propio asegurado. Pero, dependiendo de si hablamos de mentiras al contratar el seguro o de dar partes falsos, las consecuencias serán diferentes.

Mentir durante la contratación del seguro

Al contratar un seguro de coche, la aseguradora o el intermediario que te lo gestione te pedirá muchos datos. Y es de sobra conocido que todos ellos afectan al precio que pagarás, en mayor o menor medida.

Por eso, la sabiduría popular más pícara recomienda no declarar correctamente conductores, características del coche o lugar de aparcamiento para ahorrar algo de dinero. Sin embargo, las aseguradoras conocen estos trucos, y tienen una respuesta contundente contra ellos.

Imagina que, al contratar tu seguro, decides declarar que tienes garaje y que, por las noches, aparcas ahí, aunque en realidad dejes el coche en la calle. En el momento, estarás seguro de haber ahorrado en tu seguro, y todo gracias a una pequeña inexactitud que tampoco suele tener grandes consecuencias. Sin embargo, una mañana vas a coger tu coche para ir a trabajar y ves que no está donde lo aparcaste: te han robado el coche durante a noche. Con un gran disgusto en el cuerpo, pones una denuncia y avisas al seguro, resignándote con que, por lo menos, recibirás algo de indemnización. Sin embargo, pasan las semanas y la aseguradora te notifica de lo peor: no te van a indemnizar porque lo ocurrido era un riesgo no asegurado.

Así, si sufrieras un siniestro en el que fuera evidente el engaño, como ocurre en este ejemplo, tu aseguradora se negará a cubrirte. Al fin y al cabo, el riesgo que tu les declaraste era diferente al real.

Incluso es posible que la aseguradora anule la póliza si les has dado datos incorrectos para que el seguro sea más barato. En este caso, la compañía considerará que se ha actuado de mala fe para conseguir beneficios a su costa y cortará por lo sano.

Mentir al dar un parte

Todas las posibles mentiras que se pueden dar al contratar un seguro tienen el gran riesgo de no estar cubierto, aun después de pagar la prima. Es, en todos los casos, una práctica nada recomendable porque ahorrar unos euros puede salir muy caro.

Sin embargo, hay quien no se queda ahí, sino que además da partes fraudulentos para enriquecerse a costa del seguro. Mentir al dar un parte es, de lejos, la forma de fraude al seguro más peligrosa, y por desgracia la más habitual. La creatividad a la hora de inventar sucesos no conoce límites, pero entre los más habituales se encuentran:

  • Montajes y accidentes falsos. Tanto para conseguir reparaciones gratuitas como para cobrar indemnizaciones por lesiones físicas del seguro del conductor
  • Falso hurto. Con el objetivo de cobrar la indemnización por pérdida total del vehículo. Se abandona el coche y se denuncia el robo.
  • Acuerdos con talleres para inflar el coste del arreglo, y cobrar de más a la aseguradora.
  • Intentar hacer pasar averías previas como parte de los daños de un siniestro.

Las consecuencias de mentir al seguro del coche

Ya hemos visto que, para inexactitudes al suscribir la póliza, las aseguradoras pueden proceder retirando la cobertura, o reduciéndola porcentualmente. Esta también será una consecuencia de mentir al seguro en el momento de dar un parte. Pero, en este caso, las aseguradoras no se quedarán ahí. Las

Retirada de las coberturas y anulación de la póliza

El seguro del coche excluye, expresamente, los daños producidos a propósito. Esta exclusión, presente en todas las pólizas de seguro de coche, también se refiere a los montajes, fraudes y falsos hurtos que se hacen para cobrar la indemnización.

En estas circunstancias es especialmente habitual la anulación de la póliza. Quien comete cualquiera de estos fraudes es habitualmente catalogado por la aseguradora como un perfil muy arriesgado. Al fin y al cabo, se habrá intentado estafar a la compañía.

Dificultad para encontrar otro seguro

Tras haber mentido en el seguro del coche y que se haya cancelado tu póliza, será necesario buscar otro seguro. Sin embargo, esta tarea no será fácil. Las aseguradoras se informan entre si de circunstancias como esta, igual que del impago o de la siniestralidad. Así, otras compañías con las que puedas querer contratar tu seguro sabrán del intento de fraude y te considerarán no asegurable. Y, en caso de que encuentres alguna compañía dispuesta asegurarte, te darán un precio muy elevado.  

Mentir al seguro, penado con cárcel

Engañar al seguro para conseguir arreglos gratis o sacar una indemnización no merecida ya tiene, por si solo, graves consecuencias. Pero, además, y sobre todo para intentos de estafa por cuantías muy altas, la aseguradora no se conformará con anular la póliza, sino que puede incluso emprender acciones legales.

Mentir al seguro está considerado delito de fraude y se recoge en el Código Penal. Las penas por cometer fraude son elevadas multas, y penas de entre seis meses y tres años de cárcel, dependiendo de la gravedad del delito y de la mala fe con la que se ha cometido. Y, cuando intentas estafar al seguro, no se espera que haya buena fe en tus acciones.

Conclusión

Da igual cuánto puedes llegar a ahorrarte con una declaración inexacta; mentir en el seguro del coche puede salirte muy caro. Desde no declarar el riesgo correctamente al contratar la póliza, hasta directamente dar siniestros fraudulentos, las graves consecuencias que tiene mentir a tu aseguradora ensombrecen los posibles beneficios.