¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Cuándo cambiar de seguro a terceros?

8' cuando-cambiar-de-seguro-a-terceros
Nieves Quiñones
Nieves Quiñones
16/01/2024

Cuando nos compramos un coche, no solo debemos elegir el modelo, el color de la pintura metalizada, los extras… sino también que tipo de cobertura queremos para el seguro de nuestro nuevo vehículo. Pero, desde el momento en que contratas el primer seguro, lo haces sabiendo que no te durará para siempre. Ya sea porque no estás conforme con tu compañía, o porque te interesan otras coberturas que no tienes, es habitual que hagas este cambio. Uno de los cambios de seguro que conocemos prácticamente todos es el de pasar de un seguro a todo riesgo a uno a terceros. Es una decisión clave según el vehículo envejece, y puede ahorrarnos mucho dinero… si se toma en el momento correcto.

Como asegurados queremos siempre el bueno, bonito y barato… ¿Pero cómo podemos contratar un seguro que cumpla con las 3 B sin descuidar las coberturas? Te adelantamos que es más fácil de lo que imaginas. Únicamente debes conocer las coberturas principales que ofrecen las aseguradoras para tomar una buena decisión.

Desde CHECK24 sabemos que te asaltan muchas dudas y preguntas. ¿Cómo tomar una buena decisión y saber si tengo que asegurar mi coche a terceros o todo riesgo? ¿Cuándo es conveniente elegir un seguro a todo riesgo? Si escojo un todo riesgo ¿Cuándo es recomendable cambiar mi seguro de todo riesgo a terceros? A continuación las responderemos.

¿Cómo tomar una buena decisión?

Como hemos comentado, para tomar una buena decisión es importante que conozcas las coberturas principales que tienen las aseguradoras y las diferencias entre compañías. Saber esto te permitirá decidir qué necesitas realmente, e identificar qué aseguradora te lo puede dar al mejor precio.

En todas las compañías se ofrecen seguros a terceros básico, terceros ampliando (que en algunas compañías puede denominarse terceros completo) y el todo riesgo, con o sin franquicia. Algunas aseguradoras también tienen la cobertura a terceros con lunas, pero es menos común. Cada una de estas modalidades tiene unas garantías, que detallamos a continuación.

Terceros básico

Como ya sabrás, la legislación en española obliga a que todos los vehículos, circulen o no, tengan seguro. Las pólizas a terceros básico proporcionan la responsabilidad civil obligatoria, la cobertura mínima a la que podemos asegurar un vehículo para cumplir con la legislación.

Con esta opción tendremos cubiertos los daños ocasionados a terceros, tanto materiales como físicos, derivados de un accidente de tráfico.

Los daños propios de nuestro vehículo no quedaran cubiertos en ningún caso. No obstante, dependiendo de la aseguradora, podremos añadir alguna cobertura más como extra, que puede hacer que nuestra póliza sea más completa.

Te aconsejamos que siempre incluyas asistencia en viaje, seguro del conductor, defensa jurídica y reclamación de daños. De esta manera, estarás cubierto ante imprevistos que pueden surgir más a menudo de lo que piensas.

Terceros ampliado o completo

La modalidad de terceros ampliado nos ofrece todo lo que tiene el seguro a terceros básico, más cobertura de incendio, de robo y de lunas.

La cobertura más valorada por los clientes de CHECK24 es la cobertura de lunas, que protege en los casos en los que se rompe un cristal de nuestro vehículo, ya sean los parabrisas o alguna ventana.

A todos nos ha sucedido que, al ir circulando con nuestro vehículo, nos salta al parabrisas una piedra del coche que va delante nuestro. Hay ocasiones en las que no pasa nada, pero en otras se abre la luna por completo.

Siempre que sea posible, se reparará la luna. Si, por el contrario, se cuartea por completo y resulta imposible arreglarla, la luna rota se sustituye por otra nueva. Esta última opción puede tener un coste alto dependiendo del modelo del vehículo. Por este motivo nuestros clientes suelen solicitar un terceros con lunas o un terceros ampliado que pueda cubrir las lunas y evitar estos grandes desembolsos.

En algunas compañías también se incluyen garantías adicionales. Entre ellas pueden encontrarse la retirada del carné de conducir, recurso de multas, vehículo de sustitución, cobertura por colisión con animales cinegéticos, etc. Todas ellas sirven para completar el seguro de una forma u otra.

Si desconoces en qué consisten estas garantías, te invitamos a leer nuestros artículos sobre el vehículo de sustitución y animales cinegéticos.

Todo Riesgo con o sin franquicia

La modalidad a todo riesgo nos ofrece todas las garantías aseguradas en las pólizas a terceros ampliado, y además cubrirá los daños propios de nuestro vehículo.

En una póliza a terceros, estamos cubiertos frente a los daños que ocasionamos a otro vehículo, tanto materiales como físicos. Con el todo riesgo, también tendremos cubierto nuestro propio vehículo, incluso si somos culpables de un siniestro. La aseguradora se encargará de la reparación del mismo, en el caso en el que tengamos un siniestro con culpa o de daños propios.

Con la modalidad a todo riesgo tendremos la seguridad de que nuestro vehículo esta cubierto ante muchas eventualidades bastante típicas. Si lo dañamos aparcando, rozándolo contra esa columna del garaje que parece que se mueve cuando menos los esperamos, e incluso cuando nos encontramos nuestro coche con algún daño provocado por otro vehículo que no nos ha dejado ninguna nota para poder tramitar un parte. Lo que normalmente se conoce como un parte sin terceros.

El todo riesgo con franquicia nos cubre también nuestros propios daños. Pero, para que resulte más económico asegurar nuestro vehículo con esta cobertura podría aplicarse una franquicia. Es decir, tendremos que abonar una cantidad, la que quede fijada al contratar el seguro, siempre que notifiquemos un parte para la reparación de nuestro propio vehículo.

En este caso debes saber que cuanto más alta sea la franquicia, más económica te resultará la prima de tu seguro. Y, de igual forma, en esta cobertura podrás incluir extras que harán de tu póliza la más completa, de forma que te responda frente a cualquier imprevisto.

Si el todo riesgo con franquicia es una modalidad en la que estas interesado y quieres tener más información sobre cómo funciona exactamente, tenemos todos los detalles en nuestro post sobre cómo funciona un seguro a todo riesgo con franquicia.

¿Cuándo es conveniente elegir un seguro a todo riesgo?

Esta pregunta es la que nos solemos hacer cuando compramos un vehículo. Pues bien, la respuesta va a depender de la antigüedad del vehículo, ya que hay prestaciones en las coberturas que hemos mencionado con anterioridad que no se aprovecharán de la misma manera si el vehículo tiene una antigüedad considerable.

Por lo que si tenemos un coche nuevo que acabamos de sacar de concesionario, recién matriculado o de kilometro 0,o bien un coche con 3 años o menos, la opción mas recomendable es un todo riesgo por los siguientes motivos:

  • Indemnización por el valor de nuevo: En el caso de perdida total del vehículo, recibirás esta indemnización durante los primeros años, normalmente durante los 2 primeros años, pero en algunos incluso hasta los 3 años. Así, te indemnizarán con el 100% del valor del vehículo en caso de incendio, robo o siniestro total. Esto supone que recibirías la cantidad suficiente para comprar otro coche exactamente igual.
  • Daños estéticos: en muchas ocasiones, cuando compramos un vehículo, queremos que este impecable durante el mayor tiempo posible. Sin embargo al aparcarlo en la calle, con el descuido de otros conductores o nuestra propia destreza al conducir, a veces es posible que sufra daños estéticos. Estos daños, por pequeños que parezcan, son costosos de reparar puesto que pueden suponer pintar una puerta entera, el maletero, el capó… y teniendo una cobertura a todo riesgo, nuestro seguro se hace cargo de cualquier desperfecto.
  • Uso: si hacemos muchos kilómetros con el coche, o lo utilizamos todos los días, aumentan las posibilidades de que tengamos un accidente o de dañar nuestro vehículo, lo que hace mas rentable tener una cobertura a todo riesgo.

Si escojo un todo riesgo, ¿cuándo es recomendable cambiar mi seguro de todo riesgo a terceros?

Todo lo comentado con anterioridad seguro que te ha hecho reflexionar sobre si la cobertura que tienes actualmente es la que deberías tener contratada. Pero todavía no te hemos contado cuando deberías elegir o cambiar a una cobertura a terceros para tu coche.

En este caso, y como habrás deducido tú mismo, para los vehículos a partir de 3 años, es recomendable empezar a valorar cambiar la cobertura de todo riesgo a terceros ampliado.

Como hemos visto, la diferencia principal entre las dos modalidades es que los daños propios dejarían de estar cubiertos con un terceros. A pesar de todo, puedes querer mantener el todo riesgo aun con un coche de más de tres años, pero te adelantamos que otras garantías también cambiarán.

  • Valor venal: Tras los dos o tres primeros años de vida del vehículo, las aseguradoras dejarán de ofrecerte el valor de nuevo en caso de pérdida total. A partir de este tiempo se abona el valor venal, que es lo que vale un coche teniendo en cuenta la depreciación transcurrido un determinado tiempo. Este valor se publica en el BOE cada año. Para calcularlo no se tienen en cuenta factores como el kilometraje o los extras que el vehículo pueda tener. Esta es una razón de peso por la que un todo riesgo deja de tener sentido a partir del tercer año de vida de nuestro coche.
  • Garaje: Si guardas tu vehículo en garaje, disminuyen las probabilidades de que sufra daños, como que alguien pueda arañar el coche, porque sufra un accidente estando aparcado, o un robo. En conjunto, supone que haya menos riesgo, y también menos desgaste.
  • Uso: Esta es una cuestión fundamental que hace que consideremos una cobertura u otra. Así, si usas poco el vehículo, una cobertura a terceros puede encajarte perfectamente. Cuanto menos uso, menos riesgo.
  • Coste económico: Si quieres ahorrar, reducir las coberturas es una buena forma de reducir el precio de la póliza considerablemente. Si además cumple alguno de los requisitos anteriores, el cambio a terceros estará mas que justificado.

Como todo en esta vida, tu elección depende de muchos factores. En este caso elegir entre un todo riesgo o un terceros depende de gran numero de ellos, pero desde CHECK24 queremos seguir ayudándote en tu elección. Si después de leer este post te surgen dudas sobre la cobertura que deberías contratar, calcula precio para tu seguro en nuestro comparador y contacta con nosotros para que podamos asesorarte en todo lo que necesites.