¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Contratar un seguro de coche por primera vez

17' contratar un seguro de coche por primera vez
Raquel Herrero
Raquel Herrero
16/01/2024

Seguro que estabas deseando que llegara este momento: por fin tienes tu propio coche. Tal vez llevabas un tiempo conduciendo el coche de la familia y finalmente has dado el paso. O puede ser que te hayas dado un capricho, y tengas un coche solo para ti nada más sacarte el carnet de conducir. Pero comprarte un coche tiene partes menos emocionantes, y una de las menos populares suele ser contratar el seguro. Saber qué buscar en un seguro de auto, comparar entre compañías y finalmente elegir puede hacerse un poco cuesta arriba, en especial si es la primera vez que haces este trámite. En CHECK24 somos de la filosofía de que ni contratar un seguro de coche ni cambiar de compañía deben ser una tarea complicada. Así que, para ayudarte, aquí te contamos todo lo que necesitas saber para contratar un seguro de coche por primera vez, cómo hacerlo, tus obligaciones y algunos consejos para conseguir el mejor precio.

Tu primer seguro de coche: obligaciones que debes cumplir

Tener el coche asegurado es una obligación en España, tanto para circular por carreteras como para tenerlo aparcado. Piensa que no solo puedes sufrir un accidente mientras circulas: si otro vehículo golpea tu coche mientras está aparcado en la calle, u ocurre algo mientras lo tienes en el garaje de tu casa, ahí también tendría que intervenir el seguro. Si se da el caso de que el vehículo no está asegurado, tendrías que pagar de tu bolsillo las reparaciones si el accidente fuera tu culpa, y puede que también pagar una multa por no tener el coche asegurado.

La ley que te obliga a tener un seguro de coche es el Real Decreto 1507/2008, del seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor, que dice:

Tienen consideración de vehículos a motor, a los efectos de la responsabilidad en la circulación de vehículos a motor y de la obligación de aseguramiento, todos los vehículos idóneos para circular por la superficie terrestre e impulsados a motor, incluidos los ciclomotores, vehículos especiales, remolques y semirremolques, cuya puesta en circulación requiera autorización administrativa de acuerdo con lo dispuesto en la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Por otro lado, tienes la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro, que establece las condiciones en que funciona el sector.

De forma general, los seguros se contratan por un año y se prorrogan siempre que asegurador y asegurado estén de acuerdo. La prima se paga por adelantado y de una vez, aunque cada vez más aseguradoras permiten fraccionar el pago. En cuanto a las formas en que puedes hacer este pago, la forma tradicional de pagar el seguro es por domiciliación bancaria, pero muchas compañías también aceptan pago por tarjeta.

Si quieres contratar un seguro, lo más habitual es contactar con un mediador. En el concepto de mediador entran las corredurías de seguros “de toda la vida”, pero también los comparadores online. Estos últimos, entre los que se encuentra CHECK24, son cada vez la forma más utilizada de comparar precios para tu seguro.

¿Cuál es el seguro mínimo que necesito?

Sabiendo que no hay opción de no contratar un seguro de coche, puedes querer tomártelo como un mal necesario y contratar el mínimo que te obligue la ley. Sin embargo, no debes tomar esta decisión a la ligera. Si bien de esta forma evitarás la multa por no tener seguro, puedes verte muy desprotegido cuando de verdad lo necesites.  

Si optas por solo contratar el seguro de responsabilidad civil, la compañía que elijas se hará cargo de pagar los arreglos si sufres un siniestro y resultas ser culpable, así que por ahí no habrá problema. Sin embargo, si necesitas asistencia sanitaria tras ese accidente, no estará cubierta por tu seguro y tendrás que pagarla tú. Además, en caso de que el coche te deje tirado durante un viaje, tampoco tendrás grúa que venga a recogerte. Y, así, con muchas otras situaciones que no son tan descabelladas.

La realidad es que, a día de hoy, puedes encontrar seguros muy completos a precios asequibles. Además, y debido a la fuerte competencia en el sector, hasta el más humilde seguro a terceros incluye alguna cobertura adicional, aunque esto dependerá de cada compañía. 

¿Cómo funciona un seguro de coche?

La obligación de tener un seguro de coche supone que, en caso de que tengas un accidente, el seguro del conductor culpable pagará todos los arreglos que hagan falta, así como la asistencia sanitaria a los heridos, si los hay. Por tanto, si sufres un accidente porque otro conductor iba distraído, su seguro lo pagará todo. Y, de la misma forma, si el distraído eras tú y eres el culpable del golpe, tu seguro se hará cargo de los gastos.

Por supuesto, podrás ampliar ese seguro básico para que te proteja en más casos: si se incendia tu coche, si te roban, si se rompe el parabrisas… Y así hasta llegar al seguro a todo riesgo, que también pagará los daños en tu coche, incluso cuando tú seas el culpable del siniestro.

Pero tener seguro de coche no implica riesgo cero: Siempre habrá una serie de casos en los que tu compañía no te cubrirá. Cada compañía establece una lista de exclusiones, pero las más habituales serán incumplimientos evidentes de la ley, siniestros producidos a posta, conducir sin carnet o sin la ITV pasada, entre otros. Aquí puedes consultar qué no cubre el seguro del coche en ningún caso.

¿Qué se necesita para hacer un seguro de coche por primera vez?

Cuando vayas a contratar un seguro de coche, te pedirán ciertos datos. Servirán, en general, para identificaros a ti y a tu coche, con el objetivo de que la información de la póliza sea correcta. Además, también sirve para que la aseguradora estime cómo de probable será que tengas accidentes. Así, los documentos que te pedirán son:

Tu DNI o NIE

Tanto el Documento Nacional de Identidad como el Número de Identificación de Extranjero pueden servirte para identificarte al contratar tu seguro. En España, los seguros requieren que figure un tomador (la persona que contrata el seguro), y por lo menos un conductor (quien conduce el vehículo). Además, las compañías pueden usar tu número de identificación para hacer consultas a bases de datos externas.

Por otro lado, estos dos documentos sirven para que la aseguradora sepa que resides en España. Un detalle importante que debes saber al contratar tu primer seguro de coche es que las compañías españolas solo te asegurarán si eres residente europeo y tu vehículo está matriculado en España. Sin embargo, te cubrirán en todo el Espacio Económico Europeo, incluyendo Francia, Portugal, Andorra y otros países con frontera terrestre. Si, además, quieres estar cubierto en países fuera de este territorio, puedes solicitar a tu compañía que te facilite el Certificado Internacional de Seguro o CIS, que ampliará la cobertura básica a otros países. Sin embargo, ten en cuenta que tu seguro no estará obligado a cubrirte fuera de la Unión Europea.

Tu carnet de conducir

Como te imaginarás, no podrás estar asegurado como conductor si no tienes permiso de conducir.

Pero, por otro lado, sí que podrías ser tomador del seguro sin tener carnet de conducir. Las obligaciones principales del tomador o titular del seguro serán pagar la prima y dar correctamente los datos del coche y de los conductores. Y no existe ninguna obligación legal de que tomador y conductor principal sean la misma persona, aunque la aseguradora puede tener condiciones propias que limiten esto.

En cualquier caso, lo más habitual es que el tomador y el conductor sean la misma persona.

DNI y carnet de conducir del resto de conductores

Si vas a declarar algún otro conductor en tu seguro, necesitarás su documento de identidad y la fecha en que se sacó el carnet de conducir.

Debes tener en cuenta que algunos conductores pueden no estar cubiertos por tu seguro. En especial los conductores de menos de 25 años y con antigüedad de carnet inferior a 2 años suelen estar excluidos de los seguros a no ser que figuren de forma nominal en la póliza.

Permiso de circulación del vehículo

El permiso de circulación de tu coche es como su carnet de identidad. Tiene toda la información básica para identificarlo, como matrícula, marca, modelo y versión, entre otros datos.

Así, cuando contrates un seguro de coche por primera vez, o cuando cambies de compañía, necesitarás informar de estas características. Con ellas, las compañías de seguros estimarán el riesgo para ese coche en concreto.

Ficha técnica del vehículo

Si el permiso de circulación de tu coche es su carnet de identidad, la ficha técnica es su informe médico. Encontrarás aquí datos como alto y ancho, distancia entre los ejes, cilindrada… En general, toda la información técnica del vehículo.

Pero, además, las aseguradoras pueden pedirte este documento para confirmar que tu coche tiene la ITV en vigor. No haber pasado la inspección técnica del vehículo cuando correspondía es un motivo para considerarte no asegurable, porque nada garantiza que el coche esté en óptimas condiciones.

¿Qué diferencia habrá cuando quiera cambiar de seguro en el futuro?

Cuando quieras cambiar de seguro, lo único que cambiará será que la nueva compañía te pedirá el número de póliza del seguro anterior. Podrás encontrarlo en la póliza que quieres dar de baja, o en el último recibo que hayas pagado. Con este dato podrán consultar tu historial de siniestros en ficheros externos y, cuando comprueben que no has tenido accidentes, mejorarán tu precio mediante bonificaciones (o te darán un precio más caro si has tenido muchos accidentes). Pero para asegurar tu coche por primera vez, con esta lista de documentos tendrás suficiente.

Relacionado: Qué es el fichero SINCO y cómo os afecta a ti y a tu seguro

Además, estos son los papeles que te vendrá bien tener a mano si quieres usar un comparador de seguros. Mirar la carpetita de documentación del coche cuando vayas a comparar precios te permitirá dar datos precisos sobre tu coche y que los precios no cambien.

¿Qué necesito contratar en mi primer seguro de coche?

Ya has visto que la responsabilidad civil estará cubierta incluso con el seguro más básico del mercado. Sin embargo, esto podría limitarte. Así, tienes muchas más opciones que el seguro a terceros básico, que es el mínimo que puedes contratar. Las posibles modalidades de seguros de coche son:

  • Terceros básico. Cubre la responsabilidad civil obligatoria y, habitualmente, la amplía ligeramente.
  • Terceros ampliado. Tiene las mismas coberturas que el seguro a terceros básico, más algunas coberturas adicionales como lunas, robo e incendio. En esta modalidad se pueden incluir garantías adicionales, como cobertura en caso de daños por granizo o por choque con animales cinegéticos.
  • Seguro a todo riesgo. Además de la responsabilidad civil y seguro del conductor, el seguro a todo riesgo también cubre los daños en tu coche, incluso cuando los has producido tú. Es la modalidad de seguro más cara.
  • Todo riesgo con franquicia. Es muy similar al todo riesgo, con la diferencia de que su precio es mucho menor. A cambio, tendrás que pagar una parte de las reparaciones que tu coche necesite, mediante la franquicia del seguro.

Cuál de estas modalidades te interesa más, dependerá tanto de tu habilidad al volante como del coche que hayas comprado. Así, si tu coche es nuevo, el seguro a todo riesgo tiene ventajas para ti durante los primeros años. Pero, según envejezca tu vehículo, tal vez te interese pasar al seguro a terceros ampliado. Por otro lado, si todavía no tienes cogidas las medidas a tu coche y crees que puedes hacerle muchos arañazos, puede interesarte el seguro a todo riesgo. 

¿Cuánto va a costarme contratar un seguro de coche por primera vez?

Ya tienes delante de ti toda la documentación, estás usando un buen comparador online de seguros y más o menos sabes qué estás buscando. Sin embargo, todavía te queda una duda muy importante: ¿cuál es el precio normal para un seguro? ¿Cuánto pagarás?

El precio que pagarás por tu seguro está condicionado por varios factores. De forma resumida, los principales condicionantes serán:

  • El conductor. Tu perfil de riesgo e historial de siniestros.
  • El vehículo. Las características del coche lo hacen más o menos propenso a estar implicado en accidentes.
  • Uso. Cuanto más kilómetros hagas, más probable será que tengas un accidente.
  • Modalidad. Cómo de completo sea tu seguro influirá mucho en su precio.

La mala noticia es que, si estás contratando tu primer seguro de coche, el precio será elevado. El motivo es que las aseguradoras establecen los precios en función de cómo de probable será que tengas un accidente. Precisamente por eso te piden cierta información para darte un precio. Sin embargo, su mejor herramienta y el principal determinante de los precios son los ficheros de siniestralidad, que las compañías consultan antes de asegurarte. Así, como te imaginarás, si en los últimos años has dado muchos partes de siniestro con culpa, tu precio será más alto debido a que tienes tendencia a sufrir accidentes, y deberán pagar muchos arreglos en tu nombre. Pero, si nunca has estado asegurado antes, ¿cómo sabrán tu perfil de riesgo?

La forma de proceder de las aseguradoras al hacer tu primer seguro será no bonificar tu precio. Tal vez te ofrezcan un pequeño descuento comercial para captarte como cliente, pero no te premiarán por un buen de historial de siniestros. Deberás pasar varios años sin sufrir ningún accidente para que tu precio vaya mejorando.  

¿Cuánto cuesta un seguro de coche para un conductor novel?

Si no tener bonificaciones es una mala noticia, ser conductor novel puede hacer que tu precio empeore un poco más. Las aseguradoras consideran que la juventud y la inexperiencia al volante son los principales agravantes del riesgo. Así, si eres menor de 25 años y tienes menos de 2 años de carnet, no solo no tendrás bonificaciones para tu coche, sino que tu precio será considerablemente más elevado.

Y, si te planteas poner el seguro a nombre de tus padres, esta opción puede no ser viable. Muchas aseguradoras exigen que los vehículos propiedad de conductores noveles se aseguren al nombre del propietario. Es una política de negocio que las compañías toman para evitar el fraude.

Asegurar un coche por primera vez si eres conductor novel

Ya hemos visto que el precio de un seguro para un conductor novel será más caro que para alguien con más experiencia. Para algunos, el precio elevado puede ser un motivo para retrasar la compra de ese primer coche, y de esta forma evitar esta penalización indirecta.

Sin embargo, cuanto antes contrates tu primer seguro, más mejorarás tu estilo de conducción, y antes podrás optar a tener bonificaciones para tu precio. Así que si no estabas seguro de si es el momento para comprarte un coche, queremos dedicar los siguientes apartados a ayudarte a encontrar el mejor seguro.

¿Qué tipo de seguro es mejor para un conductor novato?

Qué modalidad de seguro se ajusta más a tus circunstancias dependerá, además de tu perfil, del coche que tengas.

De forma general, el seguro a todo riesgo va a ser el más completo en cualquier caso. Te puede venir bien para esos roces y pequeños golpes que des mientras te haces a las medidas de tu coche nuevo, ya que su reparación correrá a cargo del seguro. En especial si estás comprando el coche nuevo de concesionario, el seguro a todo riesgo es tu mejor opción. Sin embargo esta modalidad, además de ser la más completa, también es la más cara. Si al precio alto de partida le sumas el agravante de ser novel, el precio del seguro se te puede disparar.

Por otro lado, si tienes una economía ajustada, o el coche es de segunda mano, tal vez te interese más el seguro a terceros. Los coches usados son una opción habitual para conductores noveles, ya que los desperfectos que le hagas al coche mientras aprendes a conducir te dolerán menos. Además, el precio siempre será inferior que el de un todo riesgo.

¿Cuándo dejas de ser novel para el seguro?

Por norma general, las aseguradoras dejarán de considerarte novel cuando pases los 25 años de edad, y con más de 2 años de carnet. Aun así, algunas aseguradoras pueden elevar la edad para salir de esta categoría, en algunos casos hasta los 30 años.

Cuando llegue este momento, ponte en contacto con tu aseguradora para comprobar si el cambio en el riesgo hace que el precio de tu prima baje. Sin embargo, puede ser que te mantengan el precio. En ese caso, y cuando se acerque el momento de la renovación, siempre puedes comparar precios y cambiar a una compañía que te ofrezca mejores condiciones.

Cómo ahorrar al contratar un seguro de coche por primera vez

Si has llegado hasta aquí, te habrás dado cuenta de que contratar un seguro de coche por primera vez no tiene gran misterio. El proceso de contratación y la información que te piden será la misma que cuando quieras cambiar de compañía. Sin embargo, tu precio inicial de contratación puede ser peor, ya que no tienes bonificaciones. Pero esto no quiere decir que no puedas ahorrar en tu seguro. A continuación te damos algunos consejos para que contrates tu primer seguro por el mejor precio, y sin renunciar a nada.

Acumula bonificaciones desde el seguro de otra persona

Si antes de comprarte tu propio coche conduces habitualmente el de otra persona, por ejemplo el de tus padres o el de tu pareja, tal vez te interese figurar en la póliza como conductor habitual. Esto, aunque haga que el precio de la póliza sea algo más alto, supondrá que empieces a acumular bonificaciones para cuando tengas tu propio coche.

Además, si eres conductor novel, deberás estar incluido expresamente en la póliza para estar cubierto, aunque puedes estar como conductor habitual u ocasional. Si bien la opción de ser conductor ocasional resultará más barata al principio, la alternativa de aparecer como conductor habitual tendrá ventajas en el largo plazo.

Elige bien tu coche

El coche que tengas será un factor determinante para calcular el precio de tu seguro. Por supuesto, cuando te compras un coche y si no tienes una economía ajustada, siempre buscarás el mejor, y puede que hasta gastes un poco más para darte el capricho. Pero, si tienes presente el seguro mientras eliges tu próximo coche, deberás tener en cuenta los siguientes detalles:

  • Los coches muy potentes son considerados más peligrosos, por lo que el coste de asegurarlos será más alto.
  • Los modelos exclusivos y ediciones especiales suelen tener un coste elevado de reparación, ya que tienen piezas y colores de pintura más difíciles de encontrar. Por ello, sus seguros suelen ser algo más caros.
  • Si optas por un coche de segunda mano, tal vez pienses que el seguro será más barato. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: cuantos más años tenga el coche, más propenso será a tener averías por desgaste. Así, las aseguradoras suelen subir el precio para este tipo de vehículos, hasta el punto que algunas ni siquiera aseguran coches de más de 10, 12 o 15 años de antigüedad.

Mira con lupa las coberturas adicionales

Si optas por un seguro a terceros ampliado, podrás ahorrar mucho eligiendo las coberturas una a una, y contratar solo lo que de verdad necesites.

Imagina que, por ejemplo, usas el coche todos los días para ir a trabajar. En este caso, te verías en un serio problema si se te estropeara, así que la posibilidad de que tu seguro te ofrezca un vehículo de sustitución será esencial para ti. ¿Pero si solo conduces los fines de semana, y alguien de tu entorno puede prestarte su coche en caso de que el tuyo no esté en condiciones? Tal vez en este segundo caso no te merezca la pena pagar por la posibilidad de tener vehículo de sustitución, tanto porque probablemente no lo uses como porque tienes otras alternativas.

Lo mismo ocurre con todas las coberturas adicionales. Si tienes algo de experiencia al volante, ya conocerás tus “malos vicios” mientras conduces, y en especial esos por los que necesitarás coberturas específicas en el seguro.

Busca fórmulas de seguro alternativas

Tenemos interiorizado que los seguros de coche funcionan siempre igual: el titular del seguro paga la prima adelantada por un año, y tiene cobertura completa independientemente del uso real que le de al coche. Sin embargo, la vida moderna también trae fórmulas innovadoras para los seguros, que te permiten pagar menos sin dejar de estar protegido.

Así, algunas aseguradoras ofrecen pólizas para uso esporádico del coche, limitadas a una cierta cantidad de kilómetros al año. Son más baratas que un seguro tradicional, y están pensadas para conductores esporádicos o segundos vehículos. Sin embargo, su ventaja es precisamente el motivo por el que pueden no interesarte: si te pasas del límite de kilómetros, pueden hacerte pasar a un seguro tradicional, con la correspondiente sobreprima.

Otra opción, especialmente pensada para conductores sin experiencia ni bonificaciones, son las fórmulas pay as you drive. Estas cobran la prima en función de los kilómetros que recorras realmente. La aseguradora sabrá tu uso del coche mediante un dispositivo telemétrico o aplicación móvil que informa al seguro de tu actividad. Esta opción puede parecer algo incómoda por la monitorización de los recorridos, pero se justifica por su precio, y la posibilidad de ganar bonificaciones.

Antes de firmar, compara

Si tu coche es nuevo y lo vas a recoger al concesionario, probablemente allí mismo te estén ofreciendo un seguro. Y, tal vez, este seguro que te ofrecen sea el más ajustado a tus necesidades por el mejor precio. Pero, si no consideras todas las alternativas, no puedes saber si de verdad estás eligiendo la mejor opción para ti.

Antes de llevarte tu coche nuevo a casa, consulta opciones para asegurarlo. Mediante un buscador de seguros como el de CHECK24, podrás ver todas las tarifas posibles para tu coche y tu perfil. Además de un precio más competitivo, puedes ajustar al máximo las coberturas en función del uso que le des al coche.

¿Y ahora, qué?

Una vez hayas contratado un seguro de coche por primera vez, ya puedes conducir con la tranquilidad de que, si tienes un accidente, estarás cubierto. Y, si crees que el precio que has pagado todavía puede bajar, podrás cambiar de seguro pasado un año, avisando a la compañía de que no quieres renovar con ellos. Tras este tiempo asegurado, y si no has sufrido accidentes, las aseguradoras ya podrán consultar tu historial y saber que no eres un perfil arriesgado, así que te darán un precio mucho mejor.

Y, como siempre, el comparador de seguros de CHECK24 es la mejor herramienta para ahorrar en tu seguro sin renunciar a nada.