¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Se puede conducir con tacones?

4' se puede conducir con tacones
Patricia Saiz
Patricia Saiz
18/04/2024

Puede que te hayas preguntado si se puede conducir con chanclas, descalzo, con tacones o con sandalias. Y aunque expresamente no está prohibido según el Reglamento General de Circulación, el tipo de calzado que usemos influye en nuestra capacidad de respuesta en la conducción. Por lo que aunque la DGT no multa por conducir con tacones, podríamos recibir una sanción si el agente de Tráfico considera que ponemos en riesgo nuestra seguridad o la de otros. Para saber si se puede conducir con tacones, analicemos las consideraciones que se tienen en cuenta a la hora de valorar si es legal conducir con tacones.

Por qué es peligroso conducir con tacones

Conducir con tacones puede ser peligroso al igual que conducir con chanclas, descalzo o con cualquier zapato no adecuado ya que puede crearnos problemas para controlar los pedales del vehículo adecuadamente y, por tanto, podemos resultar un riesgo para la seguridad vial.

La clave no está tanto en si está prohibido o no; sino en la peligrosidad de esta práctica. Una cosa es que legalmente una práctica sea viable y otra, que sea conveniente o aconsejable, tal y como lo entiende la DGT. Conducir con tacones puede provocar situaciones anormales de respuesta como conductores a la hora de controlar los pedales del vehículo.

Utilizar el calzado adecuado es imprescindible de cara a evitar accidentes y tener más precisión en el control sobre nuestro vehículo. Los tacones o cualquier otro calzado no adecuado pueden afectar a la total movilidad del pie, reducir la superficie de agarre de la suela – en este caso tacón – a la alfombrilla, y restarnos capacidad de reacción ante un potencial peligro. Por ejemplo, conducir con tacones puede dificultarnos ejercer la presión adecuada y rápida ante una frenada de emergencia.

¿Es legal conducir con tacones?

Hemos visto por qué conducir con tacones puede dificultar los movimientos del pie o impedir el correcto agarre a la alfombrilla del suelo resultando un riesgo. Y aunque no existen disposiciones específicas sobre el calzado en la conducción – y por tanto no sea explícitamente ilegal conducir con tacones o con chanclas, tacones o descalzos, si el agente de la autoridad considera que esta práctica afecta de alguna medida a la seguridad en la conducción, porque no permita al conductor controlar adecuadamente los pedales, será una conducta sancionable.

Entonces, ¿es legal? Aunque no existe una normativa concreta que de forma expresa prohíba conducir con tacones, para saber si es legal debemos dirigirnos y consultar dos referencias dentro del Reglamento General de Circulación que sirven de base jurídica para sancionar al conductor a criterio del agente de tráfico: el 3.1 y el 18.1.

En los artículos 3.1, 17.1 y 18.1 del Reglamento General de Circulación se exponen las recomendaciones y obligaciones que deben seguir los conductores en términos de precaución, protección y seguridad vial para evitar todo daño, propio o ajeno.

Por lo que se deja absolutamente claro que el conductor estará obligado a mantener su propia libertad de movimientos, estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo, y conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno.

Multa por ir conduciendo con tacones

Aunque no está prohibido conducir con tacones expresamente, incumplir los artículos anteriores puede llegar a costarnos hasta 200 euros de multa.

Como hemos visto, la multa dependerá de la interpretación que haga el agente y que podrá ser leve, grave o muy grave. Es decir, podrá oscilar entre los 80 y 200 euros. Las más graves tendrán en cuenta si es posible valorar y vincular que conducir con tacones ha motivado una conducción temeraria por parte del conductor.

Aunque en realidad la multa no sea por el uso de tacones, sino en general una multa por el uso de un calzado no adecuado para la conducción de un vehículo, afrontar el pago de una sanción del tipo que sea es, en todo caso, una situación muy poco apetecible y para la que a veces no estamos del todo preparados.

Por lo que contar en nuestra póliza de seguro de coche con una cobertura de defensa de multas, puede resultarnos de mucha utilidad en estos casos. En nuestro comparador de seguros de coche puedes consultar las pólizas y sus garantías adicionales en detalle.

Cómo se puede conducir con tacones de forma segura

Pero ¿se puede conducir con tacones de forma segura? Ya que es una práctica habitual, y por tanto es posible que ya exista cierta destreza del conductor para conducir con tacones, no está de más recordar una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Busca calzado flexible y cómodo, que se adapte a tus movimientos como conductor. Si vas a conducir con tacones, elige los de suela baja, flexible y antideslizante, para una buena adherencia al pedal
  • La suela del calzado debe ser firme y no estar deteriorada, de forma que transmita correctamente la fuerza ejercida sobre el pedal. Si vas a conducir con tacones evita cuando puedas tacones demasiado pronunciados y acabados en punta fina (como los stilettos), que reducen considerablemente la superficie.
  • Busca una sujeción fuerte en torno al pie. Usa zapatos que cuenten con agarres adicionales como tiras o botonaduras. Elige un modelo que cuente con buena sujeción.
  • Elige zapatos transpirables, para evitar la sudoración excesiva.
  • Lleva en el coche un calzado de repuesto o sustitución si lo necesitas. Si vas a conducir con tacones por ejemplo, lleva también un zapato de sustitución plano como bailarinas, mocasines o deportivas.
  • Asegúrate de comprobar el buen estado de las alfombrillas del vehículo. Te permitirá asegurarte por ejemplo, que no resbalas al ejercer una mayor presión.