¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Reclamación por indemnización siniestro total sin culpa 

5' Reclamación por indemnización siniestro total sin culpa
Patricia Saiz
Patricia Saiz
18/04/2024

Entre las situaciones que podemos encontrarnos con los seguros de coche están aquellas en las que el vehículo es declarado siniestro total. Dentro de este concepto, también existe la posibilidad de que sea un siniestro total sin culpa. Se trata de un hecho excepcional, que puede derivar en distintas soluciones con diversos factores a tener en cuenta si se busca obtener una indemnización por siniestro total sin culpa. 

¿Qué ocurre si se produce un siniestro total sin culpa? 

Al hablar de indemnización de un siniestro total sin culpa nos referimos al derecho de percibir una cantidad económica por parte del abonado, cuando se ha declarado su coche siniestro total por accidente o por otra causa, sin ser culpa o responsabilidad del propietario. 

Ante un siniestro total sin culpa, el propietario tiene diferentes opciones entre las que elegir. El objetivo, no obstante, es obtener una indemnización del siniestro total sin culpa satisfactoria con la que cubrir gastos y molestias generadas ante el hecho de que, desde ese momento, no cuenta con un coche que pueda usar de forma práctica. 

En CHECK24 recomendamos siempre solicitar asesoramiento profesional con la aseguradora para saber las distintas opciones de reclamaciones disponibles y qué características tiene cada una de ellas. 

¿Qué tipos de reclamaciones por indemnización de siniestro total sin culpa existen? 

Normalmente, encontramos 4 tipos de indemnización por siniestro total del vehículo sin culpa. Cada una de ellas convendrá en función de los intereses del propietario, la situación del vehículo y las opciones económicas que ofrece. 

Analizamos a continuación cada uno de estos tipos: 

1. Reclamar la máxima indemnización sin quedarme con los restos del vehículo 

Ante un siniestro total, la pregunta más frecuente entre los propietarios es: ¿cuánto me dan por mi coche

Por lo general, esta es la mejor solución si ya no se quiere contar con el vehículo accidentado, pero se desea obtener la mayor indemnización posible. 

Ante esta reclamación, la aseguradora debe ofrecer al abonado una cantidad económica correspondiente al valor venal del vehículo, además también de un 30% de ese importe bajo el concepto de «valor de afección» (solo aplicable a turismos y motocicletas). 

La suma de estos importes suele ser bastante similar al valor de mercado del vehículo en ese momento, lo que en teoría plantea al abonado la posibilidad de aprovecharlo (si así lo desea) para comprar el mismo modelo de coche. 

2. Reclamar la máxima indemnización quedándome con los restos del vehículo 

La declaración de un coche como «siniestro total» puede asociarse a un vehículo que en realidad pueda aprovecharse todavía. Hay propietarios que prefieren quedarse con él y repararlo o incluso venderlo tal y como está si consideran que hay mercado potencial. 

En estos casos también es posible solicitar una indemnización por siniestro total sin culpa del vehículo, aunque será menor que en la situación actual porque el propietario se queda con el coche. 

La indemnización se basa en los mismos conceptos que en la situación anterior, es decir, el valor venal más el 30% del valor de afección, pero a ello se le resta el valor otorgado a los restos del vehículo

La operación se hace mediante una oferta al abonado, en la que se detallan todos los importes y que debe valorar si acepta o si la descarta en favor de otro tipo de reclamación. 

3. Reparar el vehículo y posteriormente reclamar el coste de dicha reparación 

La alternativa a recibir una indemnización por siniestro total del vehículo en función del valor del coche es solicitarla por el importe requerido para su reparación. 

Aquí tenemos dos opciones, y la primera es reparar el vehículo para posteriormente solicitar el coste de esa reparación. 

Es la alternativa más recomendable, dado que permite contar con el vehículo lo antes posible para volverlo a aprovechar. Sin embargo, requiere que el propietario adelante el importe de la reparación. 

Para esta reclamación se debe presentar la factura correspondiente a la reparación y el recibo. Debe ser, además, un coste equilibrado con respecto al servicio realizado porque en caso contrario, por vía judicial podría estimarse como operación antieconómica y solo se podría recuperar parte de la factura y no su totalidad. 

4. Reclamar el coste de reparación del coche sin haberlo reparado 

Si no se desea adelantar el dinero de la reparación, es posible reclamar el coste de este servicio antes de realizarlo. 

Para ello, primero debe obtenerse un peritaje y un presupuesto o proforma del coste del servicio de la reparación. 

Posteriormente, la aseguradora puede aprobar o no dicha reclamación. En caso negativo, debe solicitarse vía judicialmente. Además del tiempo que supone este proceso, existe el riesgo de que se desestime porque la reparación no se ha realizado todavía y el juez considere que no se va a efectuar. 

¿Cómo reclamar una indemnización de siniestro total sin culpa? 

A la hora de reclamar la indemnización por siniestro total sin culpa, debemos ponernos siempre en contacto con nuestra aseguradora. La compañía realizará los trámites necesarios, inclusive si requiriera comunicarse con la aseguradora del conductor responsable para valoración y reclamación de daños. 

En todos los tipos de solicitud de indemnización por siniestro total sin culpa se emite una propuesta al abonado, que es quien decide finalmente si la aprueba o si prefiere seguir negociándola. 

Hay que tener en cuenta que la compañía aseguradora siempre va a optar por la opción más económica, a la hora de valorar entre reparar el vehículo o indemnizar al propietario. 

Por descontado, existe la vía judicial para aquellos casos en los que la propuesta no satisface las exigencias del abonado. En estos casos, la opción de reparar el vehículo es muy aconsejable porque tiene vinculada una factura que demuestra el trabajo realizado y el coste asociado, siempre que esté dentro de valores lógicos. 

Obviamente con un seguro de coche a todo riesgo esto no resulta un problema, dado que la compañía aseguradora tiene la obligación de indemnizar a su cliente, incluso aunque sea responsable del accidente y de los daños ocasionados en el vehículo.