¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Mi coche no arranca pero tiene batería: motivos y consejos

5' coche no arranca tiene batería
Patricia Saiz
Patricia Saiz
16/01/2024

Es una sorpresa desagradable y que suele pillarnos desprevenidos. Descubrimos que el coche no arranca pero tiene batería. Y es que aunque quedarse sin batería en carretera suele ser una de las averías más frecuentes en los desplazamientos con nuestro vehículo, no siempre resulta la causa del fallo mecánico.

Entonces, ¿es necesario llamar al seguro?, ¿uso las pinzas de arranque de la batería? En este artículo CHECK24 revisamos problemas eléctricos habituales y consejos útiles para que tu motor vuelva a funcionar de forma óptima.

Vamos a hablar sobre

¿Por qué mi coche no arranca si tiene batería?

Giramos la llave con frustración pero el coche no arranca a pesar de tener la batería aparentemente cargada. Una avería que puede ir desde conexiones eléctricas corroídas, problemas en el interruptor de encendido o incluso fallos en el sistema de combustible. Además, la tecnología avanzada incluida en los vehículos más nuevos, puede ser el origen del fallo por incidencia con el software o los sensores incorporados.

Si el coche no arranca pero tiene batería es recomendable verificar superficialmente los componentes del vehículo para detectar la causa del fallo. Si las luces funcionan y el claxon y otros elementos eléctricos también, podemos descartar de primeras la batería como origen de la avería. Lo siguiente será revisar que efectivamente hay combustible en el depósito, antes de plantearnos otros escenarios.

Aunque también puede ocurrir que la batería esté cargada y en óptimas condiciones pero el motor de arranque eléctrico falle y no permita accionar correctamente al motor de explosión. Una avería importante que suele requerir asistencia de un profesional mecánico en un taller especializado.  

Los motivos por los que el motor no arranca pero tiene batería son varios. El precio de reparar el motor de arranque puede llegar hasta los 400 euros, y una sustitución elevaría el coste de reparación a los miles de euros. Por ese motivo, detectar la causa exacta, puede ahorrarnos mucho dinero.

Cables de batería erosionados

La erosión de los cables de la batería puede ser la causa del problema si tu coche no arranca aun teniendo una batería funcional. El desgaste de los cables tiene un impacto directo en la transferencia de la energía desde la batería hasta el motor de arranque. Por lo que si existe corrosión o se ha producido un deterioro en el flujo eléctrico, es posible que nos encontremos con problemas para encender el motor con normalidad.

Aunque somos conscientes que no tenemos por qué tener conocimientos ni habilidades mecánicas, es útil verificar visualmente los cables eléctricos por si existiese corrosión, mal mantenimiento o incluso detectáramos algún daño importante en los componentes.

Fallos en el sistema de combustible

Como hemos mencionado, si el coche no arranca pero tiene batería, es posible que nos encontremos con un fallo en otro componente distinto del vehículo. Una avería en el sistema de combustible podría ser el motivo del fallo de arranque del motor. Lo primero, será asegurarnos que el vehículo cuenta con suficiente combustible (gasolina o diésel), observando el indicador (testigo) de combustible situado en el panel de instrumentos del coche.

También puedes revisar los bajos del vehículo por si estuviera perdiendo combustible por una fuga no detectada, o revisar el filtro para asegurar que no esté obstruido.

Interruptor de arranque

El interruptor de arranque es uno de esos elementos en los que no caemos de primeras cuando el coche no arranca pero tiene batería. Sin embargo, este elemento del vehículo es esencial para iniciar el proceso de encendido en muchos de los vehículos modernos.

Si al girar la llave no escuchamos el clásico sonido de arranque, o las luces del tablero no se encienden con normalidad, el interruptor podría estar defectuoso. Si un fallo en este componente es la causa más probable, será necesario reemplazar el interruptor de arranque dañado por uno funcional. Considera recurrir a asistencia profesional en un taller especializado para un diagnóstico más preciso.

Fusibles fundidos

Es crucial considerar la posibilidad de contar con los fusibles fundidos. Estos pequeños componentes juegan un papel esencial en el sistema eléctrico del automóvil. Un fusible defectuoso puede interrumpir el flujo de energía funcional para el arranque.

Si revisando los fusibles encuentras alguno en mal estado, reemplázalo con otro del mismo amperaje. La caja de fusibles suele encontrarse debajo del volante, oculta entre salpicadero y puerta del conductor o bajo el capó. Comprueba la ubicación exacta revisando el manual de usuario del vehículo que se te proporcionó cuando lo adquiriste.

Sin embargo, a veces no basta sólo con sustituirlo. Cuando un fusible se estropea (sobre todo si se funden varios ) puede ser un indicativo de que hay una avería en el sistema eléctrico del vehículo. Si aún así el problema persiste y el coche no arranca pero tiene batería, podría ser indicativo de un problema eléctrico de mayor magnitud que requiera revisión mecánica profesional.

Consejos para solucionar problemas de arranque en tu coche según CHECK24

Además de estos escenarios habituales, aún existen diversas causas adicionales que podrían ocasionar un fallo en el funcionamiento del arranque del vehículo. Desde calentadores defectuosos, la correa de distribución, uso de aceites no recomendados, hasta fallo en las bujías.

Si las verificaciones básicas no resuelven el problema, recurre a asistencia de un profesional para diagnosticar y abordar el problema específico.

Recurrir al seguro del coche es siempre una solución efectiva y rápida. Contactar con nuestra aseguradora e informar de la avería es clave. Puede sernos muy útil si nuestra póliza cuenta con una asistencia en viaje completa que contemple arrastre de grúa.