¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 18:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Miedo a conducir un coche automático: ¿cómo superarlo?

6' miedo conducir coche automático
Patricia Saiz
Patricia Saiz
18/04/2024

Tener miedo a conducir un coche automático puede ser traumático para muchos conductores. Aunque estos vehículos prometen comodidad y eficiencia, algunas personas no se sienten seguras al cambiar un coche tradicional manual con su cambio de marchas por uno automático. Superar este temor es posible si seguimos las estrategias y consejos de los expertos. En este artículo, te mostraremos algunas claves para vencer el miedo a conducir un coche automático y recuperar la confianza al volante. Descubre cómo la tecnología puede ayudarte a disfrutar de una conducción relajada y segura.

Vamos a hablar sobre

¿Por qué tenemos miedo a conducir un coche automático?

La Amoaxofobia o miedo a conducir que sufre aproximadamente el 30% de la población mundial puede convertirse en un verdadero infierno de ansiedad incontrolable y limitadora. Afortunadamente, al igual que otras fobias, el miedo a conducir un coche automático se puede racionalizar y tratar.

Tener miedo a conducir un coche automático y sufrir ansiedad y bloqueo cuando nos ponemos al volante puede generar frustración y enfado. Una sensación de falta de control que ocasiona un fuerte temor irracional. Especialmente, cuando desconocemos los motivos por los que tenemos miedo a conducir un coche automático. Algunos de los síntomas del miedo a conducir pueden ser:

Palpitaciones
Sudoración
Sensación de mareo
Tensión muscular
Boca seca
Dificultad para respirar
Visión borrosa

Lo cierto es que esta inseguridad puede ser fruto de causas psicológicas y emocionales. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que el cambio de un vehículo manual a uno automático implica una adaptación en la forma en que manejamos el automóvil. Modificar la interacción habitual entre la palanca de cambios y el embrague por otra maniobra, por muy básica que sea, puede generarnos inseguridad y falta de coordinación inicial.

Para conductores acostumbrados al tradicional cambio manual, modos automáticos como el control de crucero adaptativo o la asistencia de estacionamiento, pueden resultar invasivos. Generando una falsa sensación de falta de control del coche, o pérdida de autonomía.

En otros casos, experiencias negativas conduciendo en el pasado o situaciones traumáticas que hayan podido acabar en siniestro, pueden teñir negativamente la experiencia y predisponernos a sufrir ansiedad a la hora de subirnos a un vehículo automático. Es común que el miedo a conducir un coche automático pueda aparecer tras haber sufrido un accidente automovilístico, propio o ajeno.

Los pensamientos intrusivos repetitivos pueden derivar en el miedo a conducir un coche automático infundado e irracional. Es importante saber que el miedo a conducir un coche automático se supera. Sólo requiere de paciencia, mejora en el conocimiento de estos sistemas, práctica para familiarizarse con la nueva tecnología, y mayor confianza en torno a lo seguro que resulta conducir este tipo de vehículos.

5 claves para superar el miedo a conducir un coche automático

Si has experimentado esta sensación de ansiedad e inseguridad al volante de un vehículo automático, vamos a dejarte algunos consejos y recomendaciones clave que pueden servirte de ayuda.

Comprende un coche automático

La primera parada en este viaje para perder el miedo a conducir un coche automático pasará, precisamente, por entender cómo funciona un coche automático.

Un coche automático solo tiene dos pedales: freno y acelerador. Olvídate del embrague.
Aprende las posiciones de la palanca de cambios. Parking (P), Neutral o Punto Muerto (N), Drive o posición para Avanzar (D), Reverse o Marcha Atrás (R)
Algunos modelos tienen un modo secuencial o manual. Permitiendo mover la palanca hacia delante para subir de marcha o hacia atrás para reducir. Creando una sensación de «falso coche manual».

Practica para perder el miedo

A veces, la falta de práctica especialmente cuando somos conductores novel, durante los primeros años tras sacarnos el carnet de conducir, puede ocasionar cierto nivel estrés a la hora de ponernos frente al volante.

Esta situación, no gestionada de forma correcta, puede derivar en ansiedad. Una de las principales recomendaciones y estrategias para dejar de tener miedo a conducir un coche automático es clara: no dejes de conducir. Al desencadenarse un nivel de ansiedad o estrés, nos resulta complicado volver a exponernos a esa situación o conducir de nuevo un vehículo automático. Por lo que cuanto más tiempo pasemos sin conducir el coche por miedo, más aumentará nuestra inseguridad al volante.

Si hace mucho que no conduces, puedes acudir a una autoescuela para recibir clases prácticas de reciclaje y perfeccionamiento para volver a conducir. Si llevas tiempo sin conducir un coche y cuando llega el momento no te sientes tan seguro como antes.

Respiración y relajación

Técnicas de afrontamiento como la relajación y la respiración son de gran ayuda para aliviar los síntomas cuando se experimenta ansiedad o miedo a conducir un coche automático. Ante una situación de estrés como esta que experimentemos al volante, lo mejor dentro de las posibilidades, es identificar a la mayor brevedad los síntomas relacionados, y detenernos en un lugar apropiado hasta recuperar el control y conseguir desactivar fisiológicamente el miedo.

Algunas estrategias de atención plena como el Mindfulness en las que se dirige la atención con intención específicamente hacia el momento presente, ayudan a producir cambios en el cerebro que permiten reducir el estrés. Aprender que el miedo no surge «en el presente» sino como una evaluación de riesgos en base a nuestras experiencias, ayuda a centrar la atención en la conducción.

Ve acompañado de alguien

Ir acompañados de alguien puede canalizar nuestra atención y conseguir que desviemos los pensamientos intrusivos del miedo a conducir un coche automático.

Además, verbalizar la situación mediante el habla, controlada por el hemisferio izquierdo del cerebro, favorece que conectemos con nuestra parte racional y podamos focalizar la atención y pensamientos en exclusivamente en la acción, en la conducción, dejando en un segundo plano emociones como el miedo a conducir un coche automático.

Una vez gestionado el acompañamiento como parte de la gestión emocional, es importante contar con servicios y elementos en torno a la conducción, que nos faciliten sentirnos cómodos y asistidos en todo momento. Contar con un seguro de coche que nos garantice la mejor cobertura de asistencia en viaje, puede hacernos sentir más tranquilos y respaldados en caso de sufrir un accidente.

Ayuda profesional

Es fundamental comprender que el miedo a conducir un coche automático está relacionado con el riesgo. Una persona que sufre miedo a conducir realiza una sobrestimación del peligro, a la vez que subestima sus propias capacidades para hacerle frente. Al interpretar una situación como peligrosa, casi de manera automática, surge la emoción del miedo. 

Las personas que sufren esta fobia deben ser plenamente conscientes que están siendo víctimas de un miedo irracional, como primer paso para afrontar su miedo. Es posible superar el miedo irracional a conducir. Para superar la amaxofobia es imprescindible contar con el apoyo adecuado por parte de profesionales especialistas en tratar con éxito este tipo de fobias especificas.

Mediante la psicoeducación es posible acabar con el miedo a conducir un coche automático. La reestructuración cognitiva para tratar el miedo a conducir ayuda a reducir hasta eliminar los pensamientos negativos que surgen de forma automática cuando el conductor se pone al volante.

Identificar las causas del miedo a conducir un coche automático y someternos a una exposición progresiva y guiada a la conducción, puede ayudar a evitar que los síntomas aparezcan, recuperando el control, y mejorando la calidad de vida del paciente que sufre Amoaxofobia.