¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Ayuda y contacto
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 09:00 a 21:00, sábados de 09:00 a 15:00 y domingos de 09:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Seguridad activa y pasiva: diferencias

6' diferencias seguridad activa y pasiva
Fecha de publicación: 18/06/2024
Fecha de revisión: 18/06/2024

En el mundo de los seguros de coche, entender las diferencias entre seguridad activa y pasiva es fundamental para garantizar la protección de los ocupantes y prevenir accidentes. A lo largo de este artículo, explicaremos en detalle qué entendemos por cada tipo de seguridad, cómo se diferencian, y cuáles son los sistemas que componen cada uno, además de proporcionar recomendaciones para una conducción segura.

Vamos a hablar sobre

¿Qué es la seguridad activa y pasiva de un vehículo?

La seguridad activa y seguridad pasiva son dos conceptos fundamentales en la protección de los ocupantes y la prevención de accidentes en carretera. Vamos a ver en detalle qué características los definen y cuáles son las principales diferencias entre la seguridad activa y la pasiva.

Por un lado, la seguridad activa se refiere a todos aquellos sistemas y tecnologías diseñadas para prevenir accidentes. Su objetivo principal es evitar que el coche se vea involucrado en situaciones peligrosas.

Por otro lado, la seguridad pasiva se centra en minimizar las consecuencias de un accidente una vez que este ha ocurrido. Incluye todas las medidas y dispositivos que protegen a los ocupantes y reducen la gravedad de las lesiones en caso de colisión.

Es decir, las principales diferencias entre la seguridad activa y la pasiva tienen que ver con el tiempo de anticipación sobre el que se plantean. Mientras que la seguridad activa se centra en la prevención del accidente, la seguridad pasiva plantea medidas y recursos para minimizar y proteger a los ocupantes en caso de accidente.

¿En qué se diferencian?

Las diferencias entre seguridad activa y pasiva radican en sus funciones y objetivos. La seguridad activa está destinada a evitar que ocurran accidentes. Esto incluye sistemas como el control de estabilidad, los frenos antibloqueo (ABS) y los asistentes de cambio de carril.

En contraste, la seguridad pasiva entra en juego cuando la prevención falla y ocurre un accidente. Sus componentes, como los cinturones de seguridad, los airbags y las estructuras de deformación programada, están diseñados para proteger a los ocupantes y absorber la energía del impacto, reduciendo así las posibles lesiones.

¿Qué sistemas de seguridad activa existen?

Los sistemas de seguridad activa son cruciales para la prevención de accidentes y están continuamente evolucionando con el avance de la tecnología. Algunos de los sistemas de seguridad activa más comunes incluyen:

Luces y señales: Faros, luces de freno, intermitentes que facilitan anticipar el comportamiento esperado de un vehículo en la vía.
Control de estabilidad (ESC): Ayuda a mantener el control del vehículo en condiciones de manejo difíciles, como curvas cerradas o superficies resbaladizas.
Sistema de frenos antibloqueo (ABS): Impide que las ruedas se bloqueen durante una frenada de emergencia, permitiendo al conductor mantener el control del coche.
Asistente de cambio de carril: Advierte al conductor si el vehículo se está desviando de su carril sin señalización.
Control de crucero adaptativo: Ajusta automáticamente la velocidad del coche para mantener una distancia segura con el vehículo de adelante.
Sistema de monitoreo de punto ciego: Alerta al conductor sobre la presencia de vehículos en sus puntos ciegos.
Asistencia de frenado de emergencia: Detecta situaciones de colisión inminente y aplica los frenos para evitar o mitigar el impacto.
Detección de fatiga del conductor: Monitoriza el comportamiento del conductor y emite alertas si detecta signos de cansancio.

¿Qué sistemas de seguridad pasiva existen?

Los sistemas de seguridad pasiva se activan en caso de accidente y están diseñados para proteger a los ocupantes del vehículo. Su objetivo es minimizar daños y lesiones después de un accidente.

Aunque el cinturón es el elemento más importante para la seguridad pasiva porque es el único freno del cuerpo en caso de impacto, no es el único a tener en cuenta sobre la seguridad pasiva del vehículo. Vamos a ver algunos de los elementos más conocidos:

Cinturones de seguridad: Restringen el movimiento de los ocupantes, evitando que sean expulsados del vehículo y reduciendo la gravedad de las lesiones.
Airbags: Se despliegan en milisegundos durante una colisión, proporcionando una barrera acolchada que protege a los ocupantes de golpes contra partes del interior del vehículo.
Estructuras de deformación programada: Áreas del coche que están diseñadas para deformarse de manera controlada, absorbiendo la energía del impacto y reduciendo la fuerza que se transmite a los ocupantes.
Reposacabezas activos: Se mueven hacia adelante durante un impacto trasero para reducir el riesgo de lesiones cervicales.
Asientos con diseño de protección: Los asientos están diseñados para reducir las fuerzas que actúan sobre el cuerpo durante un accidente.

¿Cómo combinar sistemas de seguridad pasiva y activa?

La combinación de sistemas de seguridad activa y pasiva es esencial para ofrecer la máxima protección a los ocupantes de un vehículo. Por este motivo, los fabricantes de automóviles trabajan continuamente para integrar estos sistemas de manera complementaria entre sí.

La seguridad más efectiva se logra al combinar ambos tipos de sistemas. La prevención (seguridad activa) y la protección (seguridad pasiva) trabajan juntas para garantizar la seguridad de los ocupantes y reducir los riesgos en la carretera.

Por ejemplo, el control de estabilidad (ESC) y el sistema de frenos antibloqueo (ABS) trabajan de forma conjunta para evitar la pérdida de control del vehículo, mientras que los airbags y los cinturones de seguridad se activan en caso de colisión, proporcionando protección inmediata a los ocupantes.

Los vehículos modernos poseen múltiples sistemas de seguridad activos y pasivos operando simultáneamente, incluso siendo ajenos a ellos. Por ejemplo, el control de crucero adaptativo nos facilita como conductores mantener una distancia segura con otros vehículos, protegiéndonos en situación de peligro potencial como en caso de aquaplaning.

Recomendaciones para una conducción segura

Para aprovechar al máximo los sistemas de seguridad activa y pasiva de un vehículo, es fundamental seguir ciertas recomendaciones que mejorarán la seguridad en la carretera:

Mantenimiento regular: Asegúrese de que todos los sistemas de seguridad del vehículo estén en buen estado de funcionamiento mediante inspecciones y mantenimientos regulares.
Mantenimiento regular: Asegúrese de que todos los sistemas de seguridad del vehículo estén en buen estado de funcionamiento mediante inspecciones y mantenimientos regulares.
Uso adecuado del cinturón de seguridad: Siempre use el cinturón de seguridad y asegúrese de que todos los pasajeros también lo hagan. El cinturón de seguridad es la primera línea de defensa en caso de accidente.
Ajuste correcto del asiento y reposacabezas: Ajuste el asiento y el reposacabezas para que ofrezcan el máximo soporte y protección.
Conducir a una velocidad adecuada: Respetar los límites de velocidad y adaptar la velocidad a las condiciones del tráfico y del clima puede prevenir muchos accidentes.
Distancia mínima de seguridad: Mantén una distancia segura con otros vehículos.
Evitar distracciones: Mantener la atención en la carretera y evitar el uso del teléfono móvil u otras distracciones mientras se conduce.
No conducir bajo la influencia del alcohol o drogas: Esto reduce significativamente la capacidad de reacción y aumenta el riesgo de accidentes.
Descanso adecuado: Evitar conducir cuando se está fatigado. La fatiga reduce la atención y los tiempos de reacción, lo que puede llevar a errores graves.

Con estos consejos y un buen conocimiento de las diferencias entre seguridad activa y pasiva, los conductores pueden mejorar significativamente su seguridad y la de sus pasajeros en la carretera. Como hemos visto, una buena anticipación permite minimizar las consecuencias tras un accidente.

Por este motivo, contratar un seguro a todo riesgo que nos ofrezca las coberturas más completas es garantía de protección.