¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

¿Hay diferencia entre seguros a todo riesgo y a terceros ampliado?

7' todo riesgo o terceros
Raquel Herrero
Raquel Herrero
16/01/2024

Si vas a contratar un seguro para tu coche y estás considerando diferentes modalidades, habrás visto que no tienes por qué asegurar solo el mínimo legal. Incluso si te decantas por un seguro a terceros, también puedes añadir garantías opcionales. Cobertura de lunas, indemnización ante robo e incendio, vehículo de sustitución… Todas estas y muchas más son añadidos que puedes incorporar a un seguro a terceros para hacerlo más completo. Y, llegado cierto punto, puedes llegar a preguntarte si hay alguna diferencia entre un seguro a todo riesgo y un terceros ampliado con todas las coberturas adicionales que te ofrece la aseguradora. Pero te adelantamos que hay grandes diferencias, y que todas ellas hacen que merezca la pena tomar la decisión con cuidado. Si estás en esta situación, sigue leyendo, porque aquí te explicamos qué distingue una modalidad de otra, y te ayudamos a decidir qué seguro te interesa más.

Diferencia entre un seguro a todo riesgo y uno a terceros ampliado

La diferencia más fácil de ver entre un seguro a todo riesgo y un terceros ampliado, y que seguro que ya tienes en cuenta, es el precio. Dependiendo de la compañía, la diferencia entre el precio de un seguro a terceros y un todo riesgo sin franquicia puede ser de más del doble. ¿Y de dónde viene esta diferencia tan abismal?

Para entender la disparidad en el precio, debes pensar como una compañía aseguradora. Estas, al igual que cualquier otra empresa, buscarán la rentabilidad. Y, en el sector de los seguros, los clientes que más beneficio dejan son esos que solo necesitan reparaciones de forma ocasional. Por supuesto, un cliente con un gran historial de siniestros resultará más caro para la aseguradora, y esta le penalizará con el sistema bonus/malus. Pero otro factor muy importante serán las coberturas contratadas. Esto supone que, cuantas más coberturas tenga un seguro, más amplio será el abanico de posibilidades en los que la compañía tendrá que pagar el arreglo de tu coche u otros daños materiales.

Así, la aseguradora debe buscar el equilibrio entre las garantías que te ofrece y el gasto que les supondrá tenerte asegurado. Por tanto, los seguros a todo riesgo suelen ser los más caros, pero lo son porque tienen garantías específicas que marcan la diferencia entre esta modalidad y un terceros. Y la cobertura estrella del todo riesgo es la de daños propios.

La cobertura de daños propios, principal diferenciador

Puede que, en alguna ocasión, alguien de tu entorno haya tenido un pequeño choque, o haya hecho un rayón a su coche, y te haya dicho “bueno, no pasa nada, lo tengo asegurado a todo riesgo”. Esta tranquilidad ante algo que a todos nos produciría angustia viene de la cobertura de daños propios, que es específica del seguro a todo riesgo. La cobertura de daños propios te protegerá en los siguientes casos:

  • Cuando des un parte con culpa.
  • En casos de vandalismo contra tu coche.
  • Si tienes un siniestro, y el culpable se de a la fuga.
  • Al hacer un rozón a tu coche maniobrando.
  • Caídas de rayos, granizo o pedrisco.
  • Si socorres a víctimas de un accidente, el seguro a todo riesgo también cubre la limpieza de la tapicería.

Algunos de estos supuestos pueden añadirse a un terceros ampliado, como es el caso de los daños por fenómenos meteorológicos. Sin embargo la gran mayoría, y los que precisamente dan valor al seguro a todo riesgo, son exclusivos de esta modalidad.

Coberturas ya incluidas

Además de la cobertura de daños propios que es exclusiva de esta modalidad, el precio de los todo riesgo ya incluye coberturas que son opcionales en el seguro a terceros y, en el caso de los segundos, habría que pagar una prima superior por ellos. Tal es el caso de la asistencia en viaje ampliada, cobertura de lunas, incendio, defensa jurídica o daños producidos por animales cinegéticos.

Diferentes cantidades de indemnización

La otra gran diferencia entre un seguro a todo riesgo y un terceros ampliado son las cantidades de indemnización que te corresponden en caso de siniestro total, robo o incendio. La indemnización que te pagarán en cualquiera de estos casos queda fijada en el momento en que contratas tu seguro por primera vez, pero debes tener en cuenta que la cantidad cambia con el paso los años.

Aquí entra en juego el concepto de valor venal del coche, que es lo que vale el coche en el momento inmediatamente anterior al siniestro. Los coches se deprecian desde el momento en que salen del concesionario, y las aseguradoras reflejan esto en las indemnizaciones.

Un seguro a todo riesgo, pues, te indemnizará con el valor de nuevo del coche, pero no para siempre. Lo más normal es que pase a valor venal en el segundo o tercer año desde la matriculación del coche. Y, como ya hemos visto, ese valor venal va disminuyendo con los años, en función de la depreciación del coche.

Cuándo te interesa cada modalidad

Hemos hablado primero del precio como diferencia entre modalidades porque es el factor que más se suele tener en cuenta. Sin embargo, las diferencias entre coberturas e indemnizaciones también son un factor de peso. Así, aunque el gasto anual que supone el seguro es un factor muy importante, no debería ser el único que tengas en cuenta.

Para coches nuevos, recién salidos del concesionario, el seguro a todo riesgo suele ser la mejor opción. Tanto porque el seguro se hará cargo de ese primer arañazo que tanto duele, como por las jugosas indemnizaciones en caso de pérdida total, la modalidad más completa suele ser la más apropiada. Además, hay algunos casos en los que será recomendable el seguro a todo riesgo.

  • Si no has pagado el coche al contado sino que lo has financiado, un requisito habitual de los planes de financiación es que se contrate un seguro a todo riesgo.
  • En caso de que aparques en la calle. En ese caso, es más probable que el coche sufra un siniestro en parado y puedes necesitar la cobertura de daños propios.
  • Si recorres muchos kilómetros a lo largo de

Sin embargo, según envejezca tu coche, el seguro a terceros pasará a ser mejor opción. El principal motivo para esto será que las indemnizaciones por pérdida total ya no serán tan elevadas. Al fin y al cabo, y por mucho que hayas cuidado tu coche en los últimos años, ya no estará en las mismas condiciones que recién salido del concesionario, y se habrá devaluado.

Pero, por otro lado, el paso de una modalidad a otra te supondrá un coste más económico. Además de la diferencia de precios entre el todo riesgo y el terceros, en el caso del segundo es posible ahorrar eliminando coberturas que no necesitas. Así, si por ejemplo retiras la cobertura de animales cinegéticos si solo circulas por ciudad puedes ahorrar año a año.

Como término medio, el todo riesgo con franquicia

Incluso si ya no optas a indemnizaciones por el valor de nuevo, la posibilidad de que tu seguro se haga cargo de los daños propios sigue siendo interesante. O tal vez los seguros a todo riesgo para tu coche nuevo se te van de presupuesto. En cualquiera de estos casos, puedes querer tener el seguro más completo posible, pero mantener el precio bajo. Si este es tu caso, tal vez te interese la modalidad a todo riesgo con franquicia.

Añadir una franquicia a tu seguro a todo riesgo hace que la prima anual sea más barata, en algunos casos tanto como un seguro a terceros. A cambio, tendrás que pagar una parte de las reparaciones de tu coche, tanto en caso de accidente con culpa como al dar partes de daños propios.

Sin embargo, puede ser que la franquicia no interese a todo el mundo. Así, si haces muchos kilómetros con el coche, si lo aparcas en la calle, o, por el motivo que sea, sueles dar muchos siniestros a lo largo del año, lo que pagues de franquicia aumentará y acabará siendo mucha cantidad. En definitiva, la fórmula que hace los seguros a todo riesgo más baratos podría volverse en tu contra y que acabes pagando más a lo largo del año que si hubieras elegido un seguro a todo riesgo con franquicia.

Diferencia entre un seguro a todo riesgo y uno a terceros: conclusión

Aunque los seguros a terceros ampliados más completos pueden rivalizar con cualquier todo riesgo que se precie, siguen sin tener las mismas coberturas. La principal diferencia entre un seguro a todo riesgo y un terceros ampliado siempre será la cobertura de daños propios, que es exclusiva de la primera modalidad. Pero otros factores, como las indemnizaciones por pérdida total o por el precio mismo, también son importntes.

Ahora, con esta información, puedes decidir cuál de estas modalidades se ajusta más a ti y a tu ritmo de vida. Y, en el comparador de seguros de CHECK24, podrás filtrar precios por la modalidad del seguro y consultar las coberturas, para que a tu nuevo seguro no le falte nada.